Inédito en la historia sindical: Determinan expulsión de seis dirigentes del Sindicato Unificado El Teniente

En la foto, cuatro de los seis dirigentes del Sindicato Unificado El Teniente, afectados por la medida de expulsión: Eduardo Muñoz, Carlos Román, Juan Alaniz y Cristian Palma.
– En septiembre del año pasado, durante una asamblea extraordinaria la mayoría de los socios asistentes votó por la expulsión y ahora los tribunales  indicaron que la votación fue válida. Solo Jorge Olguín quedó como dirigente y se debería llamar a elecciones.
Flor Vásquez Gómez

 

En un hecho inédito en la historia sindical, seis de siete dirigentes del Sindicato Sewell y Mina Unificado El Teniente fueron expulsados de esa organización y perdieron su calidad de directivos sindicales. Ellos son Eduardo Muñoz, Luis Gómez, Cristian Palma, Juan Alaniz, Carlos Román y Voltaire González.

Así lo informó el integrante del comité paritario de la gerencia Planta de la División y socio de dicho sindicato, Iván Arce, quien el año pasado hizo una denuncia contra los mencionados dirigentes ante la comisión de disciplina, por una serie de situaciones que a su juicio iban contra los estatutos del sindicato y porque “había un desapego a la labor que corresponde a un dirigente sindical”.

Tras la denuncia, se convocó a una asamblea extraordinaria, la que decidió la expulsión de seis dirigentes. Ahora, los tribunales determinaron que la votación fue válida, por lo que en este momento Jorge Olguín es el único dirigente del sindicato y se debería llamar a elecciones para elegir a una nueva directiva.

El Rancagüino se contactó con algunos de los dirigentes afectados, quienes entregaron un comunicado (ver recuadro), en que señalan que su expulsión no se ajusta a derecho y que estudian las acciones legales pertinentes. El viernes último se intentó obtener la versión del director regional del Trabajo, pero en esa repartición se indicó que ese día no estaba y que nadie más podía referirse al tema.

“ESTATUTOS DICEN QUE SE PUEDE EXPULSAR”     

El socio Iván Arce señaló que el año pasado hizo una denuncia, “tal como lo estipulan los estatutos, a la comisión de disciplina del sindicato”, por presuntas irregularidades y por “un desapego a la labor sindical” contra los dirigentes.

Agregó: “Entregué los antecedentes de la denuncia y solicité hablar con la asamblea. Se reunió unas 300 firmas y se citó a asamblea. De los dirigentes solo asistió Jorge Olguín. La comisión de disciplina pidió la expulsión de seis dirigentes (los que no asistieron a hacer sus descargos) y la asamblea por mayoría determinó la expulsión. Los estatutos del sindicato dicen que se puede expulsar por la mayoría de socios asistentes a la asamblea. Dichos estatutos fueron validados en su oportunidad por la Dirección del Trabajo”.

Añadió que a la asamblea asistió un notario que firmó el acta respectiva. Se llevó el documento a la Dirección Regional del Trabajo, pero ésta  no dio lugar a la medida de expulsión.

“Entonces –indicó Arce- con el dirigente Jorge Olguín, el tricel y la comisión de disciplina enviamos el documento a Santiago a los tribunales del Trabajo. En mayo de este el tribunal señaló que era válida la expulsión. La Dirección del Trabajo apeló y el tema lo resuelve la Corte de Apelaciones, que dice que no ha lugar el recurso de la Dirección del Trabajo”.

En tanto, el dirigente Jorge Olguín –el único que aparece hoy como vigente en el Sindicato Unificado- expresó que “de acuerdo a  resolución definitiva de la Ilustrísima Corte de Apelaciones de Santiago con fecha 23 de agosto de 2016,  se ordena a  la Dirección Nacional del Trabajo borrar de los registros de socio y dirigentes a los señores Eduardo Muñoz Quiroga, Cristian Palma Sanhueza, Carlos Román Ortiz, Voltaire González Espinoza, Luis Gómez Cavieres y Juan Alanís Contreras”.

Explicó que la drástica medida se produjo tras “graves  denuncias efectuadas en julio de 2015 por contravenir estatutos, no respetar acuerdo de asamblea de socios y abandonar sus deberes como dirigentes. Se realizó solicitud de socios para la intervención de la comisión de disciplina. Esta comisión realizó la investigación obteniendo sucesivas respuestas negativas a colaborar por parte de los directores antes descritos”.

Agregó: “Se les invitó (9 de septiembre 2015) a participar de una asamblea de socios del 15 de septiembre y hacer sus descargos, y no asistieron. Es así y de acuerdo a todo el procedimiento legal vigente y de nuestros estatutos, que se procedió a la expulsión por decisión unánime de la asamblea del 15 de septiembre del 2015”.

Olguín indicó que la comisión de disciplina solicitó la orientación (octubre de 2015) a la Dirección del Trabajo, obteniendo de ésta un rechazo al camino de la expulsión, planteando el camino de la censura. El organismo planteó una salida intermedia (25 de noviembre de 2015) a través de un nuevo proceso eleccionario, “ante lo cual los dirigentes cuestionados se negaron rotundamente a la mediación del organismo del trabajo”.

 El 7 de diciembre de 2015 la Dirección Nacional del Trabajo se pronuncia enviando nota donde rechaza el acto de expulsión. “Frente a este rechazo se procedió a demandar a dicho ente regulador. Con fecha enero 2016, se presentó demanda ante el Segundo Juzgado del Trabajo de Santiago, por negarse a solicitud de comisión de disciplina del 7 de octubre de borrar de los registros a los dirigentes antes descritos. El 18 de mayo de 2016 el Segundo Juzgado de Letras de Santiago  resuelve e informa la  expulsión de los dirigentes mencionados por un periodo de un año. La Dirección Nacional del Trabajo recurre al máximo tribunal de la Ilustrísima Corte de Apelaciones en un procedimiento de Monitoreo, con el fin de solicitar la nulidad del fallo”.

Olguín añadió que el pasado 23 de agosto la Corte de Apelaciones de Santiago, en decisión unánime de los ministros de la sala y con la redacción del presidente de la Corte, rechaza el recurso de nulidad y se deja a firme resolución del 18 de mayo de 2016, en la cual se da curso a la expulsión de los dirigentes antes mencionados.

El 1 de septiembre recién pasado la Dirección Nacional del Trabajo, a través de la jefa de la División de Relaciones laborales, emite un oficio donde registra a Jorge Olguín Mazuá como único dirigente del sindicato Unificado Sewell y Mina de la División el Teniente.

Ese  mismo día la División El Teniente es notificada de esta medida y, a la vez, habría notificado a los afectados.

ASAMBLEA Y ELECCIONES

El dirigente Jorge Olguín informó que con el fin de dar curso a la normalidad de funcionamiento del sindicato, está citando a una asamblea de socios para el este jueves 8 de septiembre,  a las 19:15 horas y 19:30 horas en primera y segunda citación respectivamente. La tabla contempla la constitución del Tricel y la inscripción de candidatos para la elección de una nueva directiva.

Dirigentes afectados:

“La referida expulsión es  contraria a derecho”

Los dirigentes afectados por la medida de expulsión, a través de una declaración, indicaron que ese directorio, “elegido democráticamente el 7 de octubre de 2014, donde participaron alrededor de 900 socios votando, declara no tener ninguna notificación por parte de ningún organismo del Estado de que fuimos expulsados en nuestra calidad de socios”.

Agregaron que “sin perjuicios de aquello, estimamos de ser cierto la referida expulsión es contraria a derecho por cuanto infringe normas estatutarias, normas legales y constitucionales ya que se ha fundado en una serie de maquinaciones hechas ver de una manera sesgada y de mala fe a las autoridades pertinentes”.

Criticaron la actuación del notario que estuvo en la asamblea de septiembre del año pasado, quien “constata una serie de actos y hechos sin dar fe que efectivamente estuvieran conforme a los estatutos”.

Indicaron que les preocupa el actuar de la Dirección del Trabajo, que “no ha tenido la capacidad para resolver como corresponde, dado que entregamos un sinfín de antecedentes evidenciando que el acto del 15 de septiembre 2015 donde se reunió un grupo de 57 personas que corresponden al 5% de los socios y donde demostramos que los hechos estaban viciados y no ajustados a estatutos. Al parecer la Dirección del Trabajo actuó como mero buzón”.

También criticaron la comisión de disciplina, acusándola de orquestar “todo este montaje”. Asimismo, subrayaron que “la Dirección del Trabajo, podrá tener en cuenta que 57 socios de 1.100 no representan a la mayoría. Lo anterior, seria pésimo precedente para las organizaciones sindicales, ya que cualquier grupo minoritario de socios podría disolver cuando se les antoje un directorio. Eso no es fortalecer las organizaciones sindicales”.

Además, mencionaron que  los días 8 y 9 de octubre de 2015 se realizó un proceso de censura donde participaron más de 300 socios, “que se manifestaron mayoritariamente por la NO censura, es decir, que el directorio siguiera en sus funciones y cargos. Lo último indicado, es el mecanismo establecido por la normativa vigente y estatutos para destituir o no a un directorio”.

Acotaron que están estudiando las acciones legales pertinentes, “dado que el gran sustento de todo este montaje, son las firmas mal habidas de 300 socios, que hemos podido constatar que fueron obtenidas con engaños”.

Criticaron al dirigente Jorge Olguín y agregaron que el viernes último “producto de una serie de rumores y mensajes que comenzaron a circular se auto convocó en la sede de Rubio 328 un grupo de más de 100 socios, donde nos exigieron explicaciones de la situación. Le mostramos con evidencias que todo ha sido un montaje llevado a cabo para querer generar inestabilidad, donde los principales perjudicados son los socios”.

Afirmaron que los socios presentes acordaron desconocer la expulsión de los 6 dirigentes, ratificar la directiva como vigente y expulsar a Jorge Olguin. Finalmente, llamaron a los socios a estar atentos, “a mantener la calma y tranquilidad, ya que vamos a defender a esta organización, porque la verdad y los hechos reales serán demostrados en las instancias correspondientes”.

 

Related posts

Top