En Rancagua: Fiscalía realiza la primera exhumación de un menor en el marco del caso Sename

1
  • Se trata de los restos de Francisco Fuentealba, quien murió mientras estaba a cargo del Hogar Pequeño Cottolengo de la capital regional. Fiscalía investiga la muerte de decenas de menores en centros del servicio a lo largo del país.

 

IRENE PADILLA

FOTO: HECTOR VARGAS

 

En un ambiente de silencio e introspección, la mañana de este  miércoles en el Cementerio N°2 de Rancagua  se llevó a cabo la exhumación de los restos de Francisco Fuentealba, uno de los menores que son parte de la investigación que lleva adelante el fiscal regional de Los Lagos, Marcos Emilfork, por la muerte de decenas de niños al cuidado del Servicio Nacional de Menores, Sename.

Hasta el Cementerio de la ciudad llegó un equipo del Servicio Médico Legal, junto efectivos de la Policía de Investigaciones y el fiscal de Puerto Montt  a cargo del procedimiento en O’Higgins, Patricio Poblete.

Tras realizarse la exhumación del cuerpo del menor de 14 años, quien falleció en junio mientras estaba a cargo del Hogar Pequeño Cottolengo de Rancagua, el fiscal Poblete entregó detalles del caso. “Esta es una diligencia que estaba establecida para hoy para el efecto de lograr  más información de los restos de Francisco, es una diligencia que era clave en la investigación y particularmente  para los efectos de establecer cuál es la causa de muerte”. Al mismo tiempo el Fiscal indicó que el próximo viernes se realizará la exhumación de Tania Osorio, una niña sanfernandina de  16 años quien falleció hace dos meses también mientras estaba bajo la tuición del Hogar Pequeño Cottolengo.

El fiscal Poblete agregó que no se descartan ingresar más casos a la investigación  y a su vez nuevas exhumaciones. “Se realizará la exhumación de Tania el viernes y es particularmente porque ambas exhumaciones  son necesarias para poder definir una autopsia y establecer con claridad las causas  de muerte de ambos fallecidos.  Las primeras exhumaciones  del caso se están haciendo acá en Rancagua  y respecto a si hay o no nuevos casos o exhumaciones se va a evaluar en su momento, lo cierto es que el fiscal Marcos Emilfork está preocupado de cada una de las  diligencias  a lo largo del país”.

Por su parte el Comisario de la Policía de Investigaciones  Francisco Ceballos, quien está a cargo de la Brigada de Fuerza de Tarea por el  fallecimiento de niñas  y niños en centros del Sename y organismos colaboradores, entregó detalles de los pasos que lleva en la investigación la policía de civil. “Ha sido un trabajo arduo, es una investigación que tiene característica especiales y en ese contexto se hace una tarea de análisis criminal bastante profunda en base a información respecto a los fallecimientos ocurridos en los últimos 10 años. Esta es una investigación que no solo persigue elementos  criminalistas  sino también criminológicos, que tengan que ver con el contexto y con la historia de cada una de las víctimas y como  señala el fiscal Poblete no se descarta que se ingresen nuevos casos a la investigación”.

Pequeño Cottolengo

El pequeño Cottolengo de Rancagua en la actualidad funciona como uno de las decenas de organismos colaboradores acreditados (OCA) de Sename a cargo de menores en abandono. En el caso específico de este hogar, los niños que ahí son atendidos sufren en su mayoría de diversas enfermedades que les generan discapacidad física y mental, lo que los hace casos de alta complejidad.

Francisco Fuentealba, el menor cuyos restos fueron exhumados la mañana de ayer , es parte de la lista de más de 100 menores que han muerto bajo la tuición de Sename en la última década. Francisco padecía de Síndrome de Down e hipotiroidismo, habría muerto de un paro cardiorespiratorio el 17 de junio luego de ser trasladado hasta el hospital de Rancagua , donde falleció, dos días después de que falleciera Tania Osorio, otra de las menores que son parte de la investigación, quien a sus 16 años quien falleció a causa de un paro cardiaco.

En el caso de ambos menores, la Fiscalía investiga posibles negligencias en el cumplimiento de protocolos de atención ante urgencias de este tipo por parte del Pequeño Cottolengo.

A su vez, la madre de Tania, Marisol Yáñez acusó al hogar de mantener a su hija en condiciones precarias y con signos de haber sido maltratada, como moretones en su cuerpo. “Estaba toda mojada. Le cambiaba la ropa entera. Estaba toda cocida. La última vez, le encontramos hasta piojos”, fue parte de las declaraciones que hizo la madre a la prensa.

Por su parte, al conocerse la investigación por estas muertes,  el director del Pequeño Cottolengo, el sacerdote Álvaro Olivares descartó cualquier tipo de negligencia. “Estoy muy convencido de que nuestro personal actuó de acuerdo a los protocolos establecidos”.

 

Related posts

Top