Obispo Goic sobre caso de abusos sexuales: “Si se comprueba la veracidad de los hechos ellos deben pagar como corresponde”

2 goic
  • El viernes último fueron formalizados un diácono permanente y un oblato diocesano, quienes lideraban un grupo pastoral en la parroquia San José Obrero de Rancagua y habrían abusado de varios jóvenes.

Flor Vásquez

 

Consternación, indignación. Esos son algunos de los sentimientos que han experimentado muchos rancagüinos tras enterarse de la denuncia por abusos sexuales contra dos psicólogos que lideraban el grupo pastoral Revive en la parroquia San José Obrero.

Esos líderes son un diácono permanente (E.R.) y un oblato diocesano (V.L.), quienes el viernes último fueron formalizados por abuso sexual y otros delitos.

El caso ha sido ampliamente difundido en los medios de comunicación y en reportajes de televisión se han entregado antecedentes del caso que también ha generado muchas interrogantes en personas ligadas a la Iglesia Católica. Por ejemplo, hay quienes se preguntan por qué razón el diácono acusado salió del Seminario en que estuvo un tiempo, quién evaluaba una vez al año a estas dos personas y cómo no se detectó nada anormal, cuándo se tecibieron las primeras denuncias en la Iglesia y por qué no se inició una investigación.

DECLARACION DEL OBISPADO

Sobre el caso, el Obispado de Rancagua entregó una declaración en que manifiesta “su disposición clara y transparente para colaborar  con el esclarecimiento de los hechos”.

También expresó “la solidaridad total con las posibles víctimas, confiando en que la verdad se manifieste para bien de todos; y nuestra disposición a acogerlas y escucharlas. Recordando que existe un Consejo de Prevención de Abusos en la Diócesis, que ya está realizando una investigación interna”.

Asimismo, indicó que “la Iglesia de Rancagua reafirma su compromiso con la prevención y su trabajo constante por erradicar todo tipo de abusos, y, aunque estos hechos provocan dolor, no lograrán aminorar su empeño por lograr esta meta”.

En el comunicado se añadió que “en este contexto, el Obispo diocesano, Alejandro Goic ha señalado que “quienes consagran su vida a Cristo, la hacen para hacer el bien. Si se comprueba tanto en las investigaciones judiciales como las que se realizan al interior de la Iglesia Diocesana, de que se cometieron delitos graves, merecen la sanción que tanto la justicia civil les de cómo la Iglesia. Nosotros no vamos a aceptar un hecho de esta naturaleza. Nadie tiene derecho a herir la inocencia de un adolescente o un joven, por lo que si se comprueba la veracidad de los hechos, ellos deben pagar como corresponde”.

Finalmente, el Obispado de Rancagua pidió a la comunidad, laicos y consagrados,  “su oración y la actitud decidida a denunciar, ya sea ante la justicia civil como ante los organismos de Iglesia, las situaciones que atenten contra uno de los principios fundamentales de nuestra fe, como son cuidar a los niños y jóvenes”.

 

Related posts

Top