Teresa Navarro y su emprendimiento con fuerza de mujer

Laguna Cristal es un atractivo balneario que se encuentra en Coinco, a pocos minutos de Rancagua.  Son 2 hectáreas de bosque, vegetación, descanso y una gran pileta de aguas cristalinas y de vertientes que invitan al descanso.

Tras este emprendimiento turístico está la fuerza de mujer de la señora Teresa Navarro, quien pese a las adversidades que le puso el destino, logró  sortear, levantar y consolidar uno de los balnearios más emblemáticos y  reconocidos de la Provincia de Cachapoal.

“Todo comenzó hace más de 20 años atrás con una mala experiencia que como familia tuvimos. Fuimos con nuestros hijos a un balneario y nos humillaron, nos sentimos muy mal, pero en vez de hundirnos, prendieron la mecha de nuestro sueño”, señaló Teresa Navarro, recordando con melancolía sus inicios.

Tras buscar un lugar donde iniciar esa idea que rondaba en su cabeza Teresa y su esposo,  adquirieron un terreno que “nadie quería comprar”.  Era un pantanal y tras  un buen tiempo de trabajo, donde incluso vivimos en una carpa en el mismo terreno logramos despejarlo y construir la laguna que comenzaba a alimentarse de aguas naturales y de vertiente”, puntualizó la empresaria.

A pesar de haber decidido  a emprender y con cuatro niños a quienes mantener, se sumaron nuevas barreras que vencer y que pusieron a prueba la tenacidad y fuerza de Teresa Navarro. Ya avanzada la obra y con sus primeros inicios,  resultó complicado y difícil conseguir los permisos y autorizaciones  sanitarias y legales que les permitieran operar con los permisos pertinentes. “Golpeamos muchas puertas. Nadie nos apoyaba. Pero porfiados éramos e insistimos, hasta que logramos formalizarnos y abrir definitivamente y con todas la de la Ley, nuestra querida Laguna Cristales”.

Pero faltaba la última barrera para Teresa. Tras comenzar las operaciones de Laguna Cristal, fallece su esposo,  poniendo en ella la responsabilidad total del negocio y que funcionara tal cual lo habían soñado.  “Con mis manos tomé martillo, carretillas, brochas y con los hijos comenzamos a hacer las mejoras y seguir creciendo. Los clientes ya nos conocían y no podíamos fallarles en la temporada. Fue difícil, pero salimos adelante como familia.”

NODO VISITA CACHAPOAL

Con 22 años en el negocio y con nuevos sueños que cumplir, Teresa Navarro se sumó al Nodo Corfo “Visita Cachapoal”, plataforma que le ha traído muchos beneficios como ella misma lo señala. “A través del Nodo no solo he conocido buenas personas y empresarios, sino que además me ha permitido crear redes de apoyo y cooperación con ellos, difundir mi balneario, capacitarme y crecer como empresaria, lo que me ha llevado a mejorar mi gestión y aumentar mi potencial mercado”, dijo.

Por su parte el director regional de Corfo, Andrés Lorca, destacó el compromiso y perseverancia de Teresa Navarro. “Es muy gratificante saber la historia de esta emprendedora y ver que gracias al apoyo de Corfo, pudo posicionar su negocio turístico, formar lazos con otras pymes, además de capacitarse en torno a la atención al cliente y calidad de los servicios turísticos. La señora Teresa es un gran ejemplo de una mujer emprendedora”.

Top