Bayer compra Monsanto y se convierte en la mayor productora de semillas transgénicas del mundo

  • Chile era reconocida por Monsanto por ser su base de operaciones para Sudamérica, debido a que es el  cuarto productor mundial de este tipo de simiente.

 

La noticia recorrió rápidamente las agencias mundiales luego de que este miércoles el grupo farmacéutico alemán Bayer anunció la compra del líder mundial de herbicidas e ingeniería genética de semillas estadounidense Monsanto por 66.000 millones de dólares, la adquisición más cara hasta la fecha de un grupo alemán.

“Bayer y Monsanto firmaron el miércoles un acuerdo de fusión de 128 dólares por acción”, anunció Bayer en un comunicado. El grupo farmacéutico llevaba varias semanas de negociaciones que tenían en alerta a los protagonistas de la industria, e incluso  tuvo que mejorar su oferta en varias oportunidades desde mayo antes de obtener el acuerdo del gigante estadounidense.

Juntos, Bayer y Monsanto se convertirán en un gigante mundial de 23.000 millones de euros (25.800 millones de dólares) de facturación anual , no solo de semillas sino también de productos agroquímicos como pesticidas, para lo cual  Monsanto cuenta con  una plantilla de casi 140.000 empleados.

Calificado como el “matrimonio infernal” por sus detractores, la fusión de   ha levantado fuertes críticas en Alemania, un país cuya sociedad se opone mayoritariamente a los transgénicos. Los ecologistas critican en particular los pesticidas de Monsanto como el Roundup, apodado el  “asesino de abejas”.

Las distintas ofertas propuestas por Bayer desde mayo, cada vez más elevadas, habían sido rechazadas hasta ahora por el grupo estadounidense, que se mostraba abierto a negociar haciendo saber que tenía otras proposiciones sobre la mesa. Pero los misteriosos rivales nunca se materializaron. “Realmente, Bayer está pagando demasiado, así que deberá lograr el mayor beneficio” posible de la fusión, consideró el analista de DZ Bank, Peter Spengler.

Se espera que que ambos grupos quieran cerrar antes de 2017 la compra, y asi  aumente su beneficio bruto de explotación en torno a 1.300 millones de euros (1.500 millones de dólares) al cabo de tres años.

Monsanto en Chile

Monsanto en nuestro país posee cuatro plantas operativas  una de las cuales llamada Santa Julia esta ubicada en la comuna de Graneros en la Sexta Región.

Para Monsanto, Chile es uno de los principales países en los cuales posee filiales ya que nuestro país, en palabras de la empresa “es el cuarto exportador de semillas del mundo y el primero del Hemisferio Sur. Nuestras plantas ocupan un rol importante en esta historia, porque Monsanto es el principal productor y exportador de semillas del país. Hoy la industria semillera nacional ocupa el tercer lugar de las exportaciones agropecuarias, gracias al empuje de sus profesionales y técnicos chilenos que al alero de alrededor de 70 empresas, han guiado al país hacia la vanguardia en desarrollo agrícola sustentable”.

En su planta de Graneros, Monsanto  posee “un  total de 155 hectáreas en ella se realiza la producción pre-comercial de coles, brásicas (brócoli, repollo), cucurbitáceas (melón, sandía, zapallo) y almácigos de zanahoria y bunching (similar al cebollín) a campo abierto, además del cruzamiento de maíz, soya y otros vegetales. Asimismo, la planta está equipada con instalaciones para el lavado y secado de semillas”.

Según los datos que se manejan, un cuarto de las hortalizas que se comen en Chile provienen de semillas Monsanto. La firma tiene entre un 25% y 27% de participación en el rubro de semillas de vegetales en el país, y posee de un 30% a 31% en el mercado  de semillas de maíz. Por eso sus instalaciones chilenas son consideradas la plataforma para el Cono Sur.

ORGANIZACIONES  ECOLOGISTAS  REACCIONAN

Las polémicas de Monsanto tienen un largo historial relacionado con la manipulación  genética  y los efectos negativos de sus agroquimicos en diversos agentes naturales. La última data de 2015 cuando científicos de la Organización Mundial de la Salud afirmaron que uno de sus  herbicidas podría incluirse en el listado de productos que generan cáncer, fallo que fue posteriormente dementido por la FAO.

En este marco, tras conocerse la transacción Greenpeace Chile  dió a conocer de inmediato la posición del organismo  calificando la compra de Monsanto por Bayer  como “más concentración del poder corporativo sobre el sector agrícola es una mala noticia, tanto para agricultores como para consumidores. En el campo habrá menos diversidad de cultivos y los agricultores dependerán de un puñado de empresas. En la ciudad, las familias tendrán menos opciones para elegir sus alimentos”, dijo Franco Segesso, coordinador de la Campaña de Agricultura y Alimentos de Greenpeace.

Para GreenPeace  “juntas, Bayer y Monsanto se convierten en la corporación de agrotóxicos y semillas más poderosa del planeta: controlarán el 29% del mercado global de semillas y el 24% del de agrotóxicos  En América del Sur, este acuerdo puede reforzar el poder de lobby para que avancen las leyes de patentamiento de semillas que permiten a empresas como estas controlar desde la producción agrícola hasta la comida de un país”.

Finalmente el movimiento ecologista aseguro que  “se  exige a los Gobiernos que dejen de promover la agricultura industrial de cultivos transgénicos y agrotóxicos, para fomentar sistemas de producción agroecológica, que respetan y potencian los servicios ecosistémicos, e invierten en tecnología que revaloriza los saberes tradicionales y la cultura local a favor de la soberanía alimentaria.

 

Tags
Top