Coro de Cámara de Rancagua se alista para integrar a niños y jóvenes

1

Tratamos de prepararlos técnica y musicalmente para que tengan un desempeño casi profesional. El nivel de exigencia es bastante grande”, dice el director Eduardo Díaz. Pronto, brindarán una presentación en el extranjero.

Marcela Catalán

Como parte de una estrategia que busca impulsar todo un movimiento de este género en la ciudad, en marzo de este año nació el Coro de Cámara de Rancagua. Fruto de una iniciativa del municipio y de su corporación cultural, dirigidos por los maestros cubanos Eduardo Díaz y Eleomar Cuello, a principios de este mes realizaron su presentación oficial, en el marco de la celebración del tercer aniversario del Teatro Regional.

“El coro es una institución que, desde el punto de vista social, aporta una serie de valores. Reunirse y cantar juntos, fomenta el respeto y el compañerismo. Sus miembros son personas mucho más insertas en el proyecto social, pues la música es un instrumento de transformación”, comenta Díaz.

En sus palabras, hoy son 40 los adultos que conforman la propuesta. “Ellos quieren cantar, pero muchos no han tenido la oportunidad de estudiar esto o de pertenecer a un coro. Por eso se acercaron”. En ese sentido, observa que cuentan con el intérprete de ópera Eleomar Cuello, quien los alista para ejecutar un amplio repertorio. Éste abarca desde el citado género, pasando por la zarzuela española, música coral internacional y temas latinoamericanos, hasta góspel y otras cosas.

“Tratamos de prepararlos técnica y musicalmente para que tengan un desempeño casi profesional. El nivel de exigencia es bastante grande”, agrega.

En línea con el cubano, “ésta es la primera etapa” de un proyecto mucho más ambicioso. “Después tendremos coros infantiles y juveniles”, adelanta.

Respecto a si los integrantes partieron por aprender a leer partituras, el director explica que de inmediato se dedicaron a cantar. “Los agrupamos. Empezamos a darles clases de técnica vocal y a montar obras. De a poco se han relacionado con las partituras, dándoles herramientas para que entiendan su lectura. Desde la práctica, van comprendiendo esto”.

En cuanto a si todavía es posible unirse, Díaz invita a sumarse a la iniciativa. “Estamos abiertos a seguir escuchando personas y a tener dos, tres o cuatro coros. Según los interesados, formaremos agrupaciones. Esto es parte de un movimiento coral que gestaremos en la ciudad”. Además, desliza que la formación actual realizará presentaciones en el extranjero. “Haremos una gira por centros culturales de la región, como los de Chimbarongo y Pichidegua. También fuimos invitados a participar en un festival de coros de Cuba, durante el próximo año”, remata.

Related posts

Top