EDITORIAL: El Templo de la Merced

Estamos a días de conmemorarse un aniversario mas de la Batalla que marcó con un antes y un después a los habitantes de Rancagua y dela cual queda como único recuerdo visible la Iglesia mercedaria .

El templo es uno de los tres o cuatro edificios auténticamente coloniales que quedan en Rancagua . Cabe recordar que durante la Batalla de hace doscientos años gran parte de la ciudad fue incendiada por las tropas realistas y posteriormente el paso de los años y la modernidad terminó con todas las construcciones de esa época.
Es por esto que dicho templo es un icono de la ciudad que merece ser cuidado, no solo por su belleza estética arquitectónica sino por el significado patriótico que alberga entre sus paredes ya que entre sus adobes quedaron las balas de la batalla y la sangre de los que murieron luchando por salvar a la ciudad y a la patria.
El templo sufrió graves daños con el terremoto del 2010 y tras un largo proceso por fin este 30 de septiembre será re inaugurado.
Cabe consignar que ya en ocasiones anteriores el templo había sido restaurado, su torre de madera no es la auténtica y en sus paredes aparecieron “parches” de ladrillos entre los adobes y otras obras que atentan contra el patrimonio cultural como por ejemplo en una de sus tantas remodelaciones durante el gobierno militar se le introdujeron ventanas de aluminio y focos de luces indirectas .
En esta oportunidad los encargados del proyecto han respetado los materiales originales y las formas primitivas volviendo al templo su prestancia y puesta en valor original.

 
Luis Fernando González
Sub Director

Top