Conflicto con el Plan Regulador de Rancagua ha retrasado en un año el inicio de obras de la Capilla de Gaudí

2

Cuando el proyecto llegó a Contraloría para efectuar la toma de razón, el ente fiscalizador dictaminó que el lugar donde se pretende construir el proyecto, el Parque Comunal, posee un tipo de uso de suelo incompatible con el que se le quiere dar. No obstante, la iniciativa fue destrabada y los trabajos debieran empezar en noviembre de 2016.

Marcela Catalán

El 21 de septiembre del año pasado, el Ministerio de Obras Públicas abrió el concurso para que las empresas pudieran postular a la construcción de la Capilla de Gaudí de Rancagua. Esto, luego de que en diciembre de 2014 la Presidenta Bachelet anunciara que el Estado financiaría la iniciativa. Ésta fue diseñada por el arquitecto catalán Antonio Gaudí. De concretarse, será su único trabajo fuera de España.

Según informó diario El Rancagüino en 2015, el 3 de noviembre de ese año se efectuaría la apertura técnica y económica de ofertas para encargarse de la materialización del proyecto. Es decir, las faenas debían empezar entre ese mes y fines del año anterior. Aquello todavía no ocurre.

De acuerdo con la seremi de Obras Públicas, Natalia Sánchez, “hubo oferentes, hay un posible adjudicatario. Pero una de las complicaciones generadas se refiere al actual uso que establece el Plan Regulador. Debe hacérsele una modificación a éste, porque la Capilla de Gaudí será un espacio de culto, el cual también se entiende como de equipamiento. Eso no es 100 por ciento compatible con lo señalado por el instrumento de planificación territorial, pese a que el municipio tiene la disposición de que la iniciativa se ubique allí”, explica, refiriéndose al llamado Parque Cataluña.

De ahí que llevaran a cabo “una mesa de trabajo” con la alcaldía de la ciudad, “para ver la voluntad de ambas partes en cuanto a querer desarrollar la propuesta. Cualquier modificación que se haga al Plan Regulador, no es rápida. No toma un par de semanas; es un proceso largo”.

En vista de aquello, la iniciativa “necesitaba contar con el permiso de edificación, aprobado por el municipio, donde se diga que el Plan Regulador deberá ser ajustado antes del término de los arreglos. Es decir, sólo quedará condicionada la recepción y no el comienzo”, detalla Sánchez.

La semana anterior a las celebraciones de Fiestas Patrias, la cartera esperaba la citada autorización. Además de requerir la aclarar “algunas especificaciones sobre lo establecido por el proyecto y la oferta propiamente tal, a principios o mediados de octubre deberíamos tener la toma de razón de Contraloría para poder adjudicar” las faenas, declara. “Así parte un proceso administrativo de protocolización del contrato”, el cual se extenderá “entre 15 ó 20 días. Debiéramos iniciar obras en noviembre”, recalca.

Respecto a las razones de no haber previsto este problema con antelación, la autoridad argumenta que “todos conveníamos en que la zona de equipamiento (del Parque Comunal) permitía desarrollar una propuesta de culto”. Desde el punto de vista de la normativa, estábamos en una discusión fina. Pero no se debe perder de vista que ambas partes (Mop y municipio) buscaban el mismo objetivo. O sea, nadie se opone al proyecto. Fue una observación surgida en Contraloría: no es una obra dentro del parque, sino que posee un uso particular”.

En cuanto a si adoptarán medidas para regular el funcionamiento del lugar donde llevarán a cabo la iniciativa, lo descarta. “Es absolutamente viable. Si no lo fuera e involucrara un cambio de fondo, sería muy complejo de aceptar. El permiso de edificación indicará que se debe ajustar al Plan Regulador y a la modificación en ese punto en particular. Mientras los trabajos estén en ejecución, será el tiempo suficiente para agregar esas adecuaciones”, esgrime.

De todos modos, sostiene que la diligencia permitirá controlar el acceso a la capilla, “diferenciándola del esparcimiento generado en el parque y de los distintos usos que posee (este último recinto).

Related posts

Top