EDITORIAL: El Templo de La Merced

la-merced

Hoy tras un largo y complejo periodo el emblemático templo de La Merced de Rancagua volverá a estar abierto para la comunidad.

Esta no es primera vez que este templo debe ser reconstruido, es eregido tan solo quince años después de fundada en 1743 la Villa de Santa Cruz de Triana. Ello estaba previsto por el fundador Manso Antonio de Velasco, que dispuso que una manzana completa de la nueva villa se destinara la Orden Mercedaria. Esta manzana era la que está ubicada entre las actuales calles del Estado, Cuevas, Mujica, Alcázar y Cuevas.
La creación fue ordenada por una Real Cédula expedida por el Rey de España, el 4 de marzo de 1758. El documento indicaba que el nombre sería: “Convento San Ramón Nonato de Santa Cruz de Triana”. El paso siguiente fue disponer la construcción de una iglesia y una casa y sitio para los mercedarios.
El Templo de La Merced adquirió fama histórica en Chile, al ser testigo de la sangrienta Batalla de Rancagua, los días 1 y 2 de octubre de 1914. El general don Bernardo O’Higgins lo convirtió en su Cuartel General de las fuerzas patriotas y su torre fue el atalaya desde donde se observaban los movimientos de los enemigos realistas que sitiaron la villa. En el interior de la iglesia se refugiaron muchas mujeres, niños y ancianos.
Tanto el convento como la iglesia sufrieron grandes daños y en ella y alrededores cayeron incontables muertos y heridos. Por la calle del lado sur de la Iglesia salió O`Higgins con parte de sus hombres, en la heroica retirada.
Posteriormente en el terremoto de 1985 sufre daños siendo sometido a una remodelación donde lamentablemente no fueron respetados los materiales originales, situación que tras los serios daños que recibiera en 2010 finalmente fue revertida con una profesional y completa remodelación de la que podremos disfrutar desde hoy.

 

 

Luis Fernando Gonzalez V.
Sub Director

Top