Iglesia La Merced abrió sus puertas a la comunidad

grande-merced

Gisella Abarca

Fotos Héctor Vargas

“Por las puertas del Señor con acción de gracias, por sus atrios con himnos” con estas palabras de Monseñor Alejandro Goic junto con el superior provincial de la congregación mercedaria, Fray Ricardo Morales invitaron a la comunidad a conocer el remozado monumento histórico que luego de seis años volvió a abrir sus puertas a la comunidad. Así este viernes 30 de septiembre fue reinaugurada, dedicada y bendecida la Iglesia La Merced.

“Gracias a las autoridades que pusieron sus sabiduría y sus capacidades profesionales para el desarrollo de este magnífico templo, porque los dos últimos gobiernos, los dos últimos parlamentos aprobaron esta glosa que permite que edificios privados, de uso público y en este caso, de un monumento histórico de la patria, puedan ser restaurados, por eso a todos, desde las más altas autoridades de la presidencia de la república, hasta los parlamentarios, los intendentes de nuestra región y los consejeros regionales que generosamente con su boto han dado una aprobación a estos proyecto, la gratitud de la ciudad y de la Iglesia”, sostuvo Monseñor Alejandro Goic en su homilía en el interior del templo que cerca del medio día recibió a la comunidad de Rancagua para su dedicación.

RANCAGUA ESTUVO DE FIESTA

No obstante, la fiesta comenzó a las 11:00 horas, en el frontis del templo, lugar en que se dieron cita autoridades regionales y comunales, sacerdotes, religiosos de la congregación mercedaria y centenares de rancagüinos que no quisieron estar ausente en este importante acontecimiento para la ciudad.

Uno de los apoyos claves en la reposición del templo La Merced, fue el Gobierno que impulsó un proyecto para su restauración, el que también incluyó otros templos de la región. Éste consideró una inversión de más de 2 mil 400 millones de pesos, para la reposición y restauración del conjunto Iglesia La Merced de Rancagua, monto transferido por la Subsecretaria de Desarrollo Regional (Subdere), al Gobierno Regional de O’Higgins, a través del Programa Puesta en Valor del Patrimonio (PPVP).

Es por esto que el Intendente Pablo Silva expuso alabando la majestuosidad del espacio de devoción “ha sido una ceremonia llena de simbolismos que da a conocer lo que representa la Iglesia Católica en la región y en la ciudad. Este templo es parte fundamental de nuestra patria y de Rancagua, así que me siento muy orgulloso siendo parte del Gobierno de Michelle Bachelet de poder aportar un granito de arena en esta reconstrucción que aporta al patrimonio de nuestra región”

Por su parte, el alcalde (s) Daniel Gaete, apuntó “hoy inauguramos un templo católico con mucha significación, con mucha historia y que está inserto dentro del circuito de monumentos históricos del municipio de Rancagua, lo que constituye para la ciudad un hito histórico relevante para conservar nuestras tradiciones”.

El superior provincial de la  Orden de La Merced en Chile, fray Ricardo Monardes –en tanto– expresó que esta “es una ocasión de mucha alegría, porque estamos entregando un templo para uso de la comunidad para la celebración litúrgica. Estamos poniendo en valor un patrimonio histórico de nuestra patria y eso nos da alegría como comunidad mercedaria”.

UN TEMPLO QUE NUEVAMENTE SE PUSO DE PIE

Hace seis años este templo patrimonio cultural mantenía cerrada sus puertas, luego que el 27 de febrero del 2010 se derrumbara su histórico templo La Merced, cuando el terremoto azotó con fuerza la zona centro sur del país y la dejara inutilizable.

Y fue sólo en octubre del año 2014 que comenzaron las obras de reconstrucción del recinto. Así con el diseño de reconstrucción en mano, el proyecto fue ejecutado bajo la supervisión técnica de la Dirección de Arquitectura del Ministerio de Obras Públicas (MOP). La iniciativa buscó rehabilitar la nave central del monasterio mercedario y la consolidación de los patios interiores, aparte de construir tres salas y baños para el uso de la comunidad, ya sea para actividades religiosas, culturales o comunitarias.

En detalle las obras contemplaron el refuerzo estructural de todos los muros de la iglesia y del convento con mallas electro-soldadas, lo que obligó a retirar los estucos de los muros para su instalación y después volver a ser revocados con adobe. También se repararon todas las techumbres del conjunto, para lo cual se retiraron todas las tejas para la instalación de fieltro, reinstalándose después. Además, se restauraron puertas, ventanas y mamparas, además del púlpito, altar y campanario, poniéndose en valor los materiales originales.

Así y a casi 250 años de su construcción, la Iglesia y convento de La Merced vuelven a destacar como el mayor emblema de Rancagua. Flamante, con sus paredes recién pintadas y volviendo a lucir gran parte de sus vigas, puertas, marcos de ventanales y techumbre originales, deja atrás las grietas y desprendimientos que la invaden por consecuencia del terremoto del 27de febrero de 2010.

Recorrer el templo, el campanario, el patio, los pasillos, las habitaciones y su gastada escalera, es una invitación a rememorar no sólo las acciones de Bernardo O’Higgins y sus hombres durante la Batalla de Rancagua en 1814, cuando las tropas patriotas se ocultaron en el torreón del templo, donde el general  dirigía a quienes combatían a los realistas; sino también apreciar un buen ejemplo de la arquitectura colonial del valle central.

En el caso del conjunto de La Merced, estamos ante una de las primeras construcciones de lo que fue la Villa de la Santa Cruz de Triana, fundada en 1737, la cual continúa vigente en medio de la modernidad. Por su impronta patrimonial, el espacio fue declarado Monumento Histórico el 11 de noviembre de 1954.Y en 1974, su entorno -la manzana ubicada entre las calles Estado, Cuevas, Mujica y Alcázar– recibió la calidad de Zona Típica.

Related posts

Top