Rancagua recibe los cinco estandartes perdidos en la histórica Batalla

11

Una tenue briza llenó el ambiente de la Plaza de Los Héroes, 202 años después de que una de batallas más cruentas e importantes de nuestra historia se librara en los terrenos de la explanada. En este preciso lugar, la sangre de los valientes soldados Patriotas fue derramada dando pie a un nuevo periodo histórico y que marcaría un punto de inflexión para fraguar quienes somos hoy como país.

Con esto en mente y como ya es tradición en nuestra ciudad, el municipio en conjunto con las Fuerzas Armadas, entre muchos otros, organizaron tres actividades para rememorar de la mejor forma posible esta fecha clave para Rancagua y Chile.

Desde las 10 de la mañana, comenzaron a aprestarse en la Cripta de los Soldados Caídos de la Catedral de Rancagua, las autoridades e invitados para, de manera casi inédita, comenzar el proceso de conmemoración. Luego de completar el recorrido y expresar los correspondientes respetos en la memoria de los Patriotas caídos, el grupo se dirigió hacia la Iglesia de La Merced en lo que se configura como el primer acto oficial en realizarse al interior del remozado templo, luego de un periodo de más de 6 años de reconstrucción debido a los cuantiosos daños que el terremoto de febrero de 2010 dejó en la histórica infraestructura.

Posterior a esto, el grupo de autoridades regresó a la Plaza de Los Héroes para participar de la ceremonia de cierra, la que incluyó una serie de representaciones artísticas recordando algunos de los momentos claves que desembocaron en la Batalla de Rancagua.

De la misma forma, el punto más trascendental de la jornada se vivió cuando se hizo entrega de cinco réplicas de los estandartes originales que el Ejército Patriota llevó a la batalla, de los que lamentablemente se les perdió el rastro con el pasar de los años y que gracias a un esfuerzo de diversos actores, fue posible restaurar con un concienzuda trabajo de reconstrucción histórica.

MISA DE ACCIÓN DE GRACIAS

A las 11:00 am. en punto comenzó el acto ecuménico liderado por Monseñor Bernabé Silva, quien frente a personeros del Ejército, el municipio de Rancagua, el Gobierno Regional y una importante cantidad de entidades educacionales, públicas, privadas y castrenses procedió a entregar el mensaje que estuvo centrado en la memoria de los soldados que dieron su vida por la patria y como esto se puede extrapolar a nuestros tiempos en términos de la unión nacional y la recuperación de la identidad patria.

 

Top