Carta de padres de joven asesinado en Rancagua a gobernantes de nuestro país

Desde Rancagua, somos los padres de Joaquín, Leticia Cáceres  Alarcón y Gabriel Fernández Sepúlveda, esta nota es para quienes legislan, para los que nos gobiernan y para los que aplican la ley.

Hace pocas semanas nuestro hijo de 18 años, quien venía de su preuniversitario a casa, fue asesinado para robarle su celular, el asesino fue un delincuente de 16 años.

Queremos preguntar, porque esta situación se ha repetido durante tanto tiempo y ustedes no han reaccionado. Mi hijo tenía muchos proyectos de futuro, se estaba preparando para dar en unos meses su PSU, era hábil con la computación y hablaba un inglés fluido, quería estudiar informática y soñaba con crear un sistema informático para mejorar la calidad de vida de las personas.

Se nos arrancó parte de nuestra felicidad, y esto será hasta el último día que estemos con vida. Joaquín era el aporte futuro para nuestro Chile y un delincuente con una trayectoria de maldad, amparándose en nuestra débil legislación le quito la vida. Es claro que la ley actual no inhibe a los jóvenes delincuentes de la comisión de un daño, despreciando hasta la vida de sus víctimas inocentes, sin darle oportunidad ni alternativa de vivir, creyéndose con la potestad de definir quien vive o muere.

Tenemos casi 30 mil seguidores en Facebook y estamos reuniendo firmas para dar testimonio de lo que expresamos, no es un caso aislado, sino un mal que en forma permanente se ha apoderado de nuestras vidas.

Somos un movimiento pacífico, que les dará la posibilidad a la clase política de nuestro país de conectarse con los ciudadanos comunes y corrientes, con la gente trabajadora y respetuosa, que cría a sus hijos con mucho esfuerzo y sacrificio, que no está dispuesta a seguir tolerando el silencio y la falta de humanidad de parte de quienes deben ser los garantes de nuestro bienestar y seguridad, derechos consagrados en nuestra Constitución vigente.

Somos los padres de Joaquín Fernández Cáceres, les pedimos:

  • Modificar la ley ara los delincuentes juveniles, que desde los 14 años sean imputables ante la ley y paguen por sus crimines con cárcel.
  • Que los niños que cometan faltas a la ley puedan ser abordados por un organismo estatal para su rehabilitación hasta los 18 años.

Son muchas las propuestas de parte del ciudadano común como nosotros, la delincuencia se está apoderando de calles, barrio, plazas y también de nuestras casas. No nos pidan que nos organicemos como vecinos para defendernos de los delincuentes, nosotros podemos cooperar pero esta es una obligación del Estado. Las policías cumplen sus funciones y lo sabemos, el temor nuestro es cuando los imputados llegan a las fiscalías.

Como Padres y Victimas queremos que se haga justicia por el asesinato de nuestro hijo y que no continúen matando el futuro de nuestra patria

 

 

Leticia Cáceres  Alarcón

Gabriel Fernández Sepúlveda

Top