¿Cómo quedaría el nuevo Gobierno Regional con la elección de intendentes?

Hoy  el Senado tendrá la misión de votar la Ley de Fortalecimiento de las Regiones en su capítulo dedicado a la elección de Intendentes, quienes desde ahora serán llamados Gobernadores regionales. Cuál será el rol de esta nueva figura de la administración regional, y además cuál será el rol de las Delegación presidencial regional en este nuevo esquema político, acá se lo contamos.

 
Irene Padilla

 

 

Si bien aún no se define si será llamado Intendente o Gobernador regional, lo claro hasta la fecha es que este nuevo cargo –si el proyecto es aprobado- de administración del Estado, será elegido a través de elecciones democráticas. La premura que existe hoy en el parlamento por aprobar el apartado que permite esta modificación en la Constitución de la República, se basa en que sólo quedan semanas para que esta ley sea aprobada y publicada y así se cumplan los plazos para que el nuevo Gobernador regional sea elegido en 2017, cuando se realicen las elecciones presidenciales y parlamentarias.
Ahora, ¿de qué se trata la figura de este nuevo Intendente elegido por votación democrática? Tras salir de la Comisión de Gobierno del Senado, el proyecto de reforma constitucional en su artículo 111 dice lo siguiente: “El Gobierno regional estará constituido por un Gobernador regional y por el consejo regional”, posteriormente detalla que “el Gobernador regional será el órgano ejecutivo del Gobierno regional, correspondiente presidir el consejo o CORE y ejercer las funciones y atribuciones que la ley orgánica constitucional determine. Asimismo, le corresponde la coordinación, supervigilancia o fiscalización de los servicios públicos que dependan del Gobierno regional”.
Al mismo tiempo, en el Senado ya está decidido que el Gobernador regional deberá ser elegido con un 40% de los votos, y que se le permitirá un sola reelección. Además, quien postule a este cargo deberá acreditar al menos dos años de residencia en la región.
Al igual que los actuales intendentes, el Gobernador regional estará a cargo de la creación de políticas, planes, programas y proyectos en materias de desarrollo social, cultural y económico de la región, la elaboración del presupuesto regional y resolver los instrumentos y decisiones de planificación territorial.

 

 

LA DELEGACIÓN PRESIDENCIAL

Si bien el proyecto de ley enviado por el Ejecutivo aboga porque es un primer paso para la descentralización del país, lo cierto es que ha recibido bastantes criticas que apuntan que la autonomía de las regiones queda bastante atajada. Para mantener las regiones bajo la supervisión del gobierno central fue creada la Delegación Presidencial que trae dos figuras a su haber: el Delegado Regional Presidencial y los Delegados provinciales.
captura-de-pantalla-de-2016-10-03-16_54_00El Delegado Regional Presidencial será el representante del Presidente de la República en la región, quien será nombrado y removido por el mandatario. Así cada región tendrá dos autoridades máximas, una electa.
A su vez, la Delegación presidencial tendrá Delegados Provinciales quienes vendrán a reemplazar a los actuales gobernadores. Así O’Higgins por ejemplo tendría un Delegado provincial de Cachapoal, un Delegado Provincial de Colchagua y un último delegado provincial de Cardenal Caro. Estos cargos también son de confianza del Presidente de la República y en su trabajo responden al Delegado regional y al Ministerio del Interior.

 

 

LAS ATRIBUCIONES: ¿QUIEN MANDA? ¿EL DELEGADO PRESIDENCIAL O EL GOBERNADOR?

En cuanto a las atribuciones, se sabe hasta ahora que el Gobierno ha propuesto lo que se ha llamado un sistema de Transferencia de Competencias a través del cual cada región del país solicitará al Gobierno central tener injerencia y poder sobre una parte de los organismos del estado presentes en la región. Pero no se trata de todas las instituciones estatales, sino solo de algunas, aquellas que tengan relación con : ordenamiento territorial, fomento productivo, y desarrollo social y cultural. La solicitud de transferencia de competencias la debe hacer el Gobierno regional desde marzo de 2018, solo una vez que una comisión ad-hoc encabezada por el nuevo Gobernador electo, consejeros regionales y expertos en derecho constitucional definan cuales son los organismos sobre los cuales la región necesita tener mayor control. De acuerdo a la ley, el organismo que sea transferido contará además con recursos asignados por ley.captura-de-pantalla-de-2016-10-03-16_30_24
Por ejemplo, O’Higgins es una región profundamente agrícola, por lo tanto es altamente posible que el nuevo gobierno regional en 2018 solicite tener competencias sobre el Ministerio de Agricultura o más específicamente por ejemplo sobre Indap. Si el gobierno central aprueba esta transferencia, le entregará Indap regional al GORE y será este el encargado de rediseñar el servicio de acuerdo a las necesidades locales. Esta competencia la puede entregar el Gobierno indefinidamente o a un plazo fijo.
Así como Indap, otros organismos como Corfo, Fosis, Consejo de la Cultura, Sercotec, Sernatur, podrían quedar bajo el alero de la región si esta lo solicita. Y una vez la región tenga este grupo de organismos, el nuevo Gobernador regional podrá coordinarlas, supervigilarlas y supervisarlas.
Por su parte, los Delegados provinciales se encargaran de coordinar y fiscalizar todos los organismos del poder central presentes en la región que no estén bajo el mandato del Gobierno regional, por tanto bajo su alero quedan algunos de los ministerios más importantes como Salud, y Educación. A su vez, el Delegado Regional Presidencial, quien estará asentado en la capital regional, en nuestro caso Rancagua, coordinará a todos los seremis y delegados a los largo de la región, es decir continuará teniendo las mismas labores que el Intendente actual. El Delegado Regional además deberá velar por el respeto a la jurisdicción del territorio, al orden público y resguardo de las personas y bienes, aplicar administrativamente las disposiciones de la ley de Extranjería y ejercer la coordinación, fiscalización o supervigilancia de los servicios públicos que operen en la región. También podrá adoptar las medidas necesarias para la adecuada administración de la Región y de los complejos fronterizos y para prevenir y enfrentar situaciones de emergencia.
Uno de los problemas que se han analizado con la transferencia de competencias a las regiones es que estas dependen del Mandatario de turno el cual las podría entregar y quitar en plazos determinados. Esto, para algunos expertos , puede traer consigo el nacimiento de Gobiernos regionales “regalones” de los Gobiernos centrales, mientras otros serían abandonados por capricho político, escenario que se daría especialmente si el Gobernador regional electo pertenece o no a la tendencia política del Gobierno. Por eso se dice, que es tanto el amarre de manos con que nace la figura del Gobernador regional, que este antes de ser un representante de la región deberá ser un negociador, y buscar por las buenas, el apoyo del Gobierno central.

LOS RECURSOS

En cuanto a la entrega de recursos a las regiones, la nueva ley poco o nada cambia. Las regiones seguirán teniendo un presupuesto acotado como ya sucede en estos momentos, y el único cambio será la transferencia de competencias, donde la región recibirá el servicio público con una cantidad de recursos determinados para modificar su implementación regional. Según la ley “ toda transferencia de competencias del Presidente de la República irá acompañada de la aprobación de recursos equivalentes a los que estaban consagrados a su ejercicio. Así toda creación o extensión de competencias que aumente los gastos de los Gobiernos regionales ira acompañado de los recursos por ley”.

 

 

Subsecretario Cifuentes dijo estar confiado en que el Senado aprobará elección de intendentes

“Vamos a aprobar la ley y tendremos elecciones de intendentes en noviembre del próximo año”, dijo el subsecretario de Desarrollo Regional, Ricardo Cifuentes.
Asimismo, se mostró confiado en que el Senado aprobará esta iniciativa y que lo mismo hará después la Cámara de Diputados, posibilitando de esta manera que en 2017 la ciudadanía pueda elegir con su voto a los futuros gobernadores regionales.
Frente a las críticas que se han formulado, el subsecretario Cifuentes enfatizó que “si bien es parte de la democracia, lo que no puedo aceptar es que se diga que el Gobierno está improvisando”.
Al respecto, el titular de la SUBDERE señaló que la elección de la máxima autoridad regional “es una demanda que tiene más de veinte años en Chile y ha estado en el debate político, al menos, en los últimos diez años”.
No obstante, dijo que este proyecto, aunque “es la piedra angular del proceso de descentralización, no es el más importante, ya que lo primordial es que los gobiernos regionales tengan más competencias”.
Sobre este tema, el subsecretario Cifuentes afirmó que el deseo del Ejecutivo es que se entreguen más competencias a los gobiernos regionales y que estas se vayan entregando paulatinamente.
En este sentido, la autoridad anunció que también se está trabajando en la iniciativa sobre fortalecimiento de la regionalización, que incluye la transferencia de competencias desde el gobierno central a los gobiernos regionales, y anunció que la SUBDERE va a mejorar ese proyecto para empoderar aún más a las regiones.
Agregó que el Gobierno también se va a preocupar de preparar a las regiones para que el proceso de asumir nuevas competencias no sea traumático. “Por eso lo vamos a hacer de manera gradual, de modo que no se repita las malas experiencias que en este sentido vivieron otros países de la región”.

No obstante, el subsecretario Cifuentes recalcó que estaba hablando de “preparar a las regiones. No es que no tengan las capacidades, como argumentan algunos en Santiago, con el fin de frenar este proceso”.
Finalmente, el titular de la SUBDERE solicitó a los funcionarios de los gobiernos regionales presentes en la actividad, a que “entre todos nos ayudemos a que la descentralización avance y se pueda instalar con fuerza”, concluyó.

 
Ena Von Baer, senadora:
Elección de Intendentes: una buena idea mal implementada

La senadora Ena Von Baer votó en contra del proyecto de elección de intendentes en la Comisión de Gobierno Interior del senado y ha manifestado que votará negativamente el proyecto en la sala.
Si bien la senadora se muestra partidaria de elegir a los intendentes no le gusta el proyecto presentado por el ejecutivo. “Creemos que es necesario elegir a los intendentes. Sin embargo, consideramos que el diseño institucional propuesto por el gobierno va a producir ingobernabilidad. ¿Qué va a pasar cuando el Intendente electo sea de un partido político y el Presidente de la República de otro? Nos parece evidente que en esta pugna de poder los únicos que saldarán perdiendo serán los ciudadanos de las regiones. Otra buena idea que por la mala implementación de este gobierno va a fracasar”, explica.
Según señala la ex vocera de gobierno el intendente tiene tres tareas: es el ejecutivo del Gobierno Regional, que administra el Fondo Nacional de Desarrollo Regional (10% del Presupuesto que el Estado invierte en la Región) y como representante del Presidente de la República coordina a los Secretarios Regionales Presidenciales (SEREMIS) y supervigila los servicios público (SERVIU, SERCOTEC, INDAP etc.) “La propuesta del Gobierno es que la autoridad electa quede con la primera tarea, mientras que el Secretario Regional Presidencial, representante del Presidente en la Región, se hará cargo las dos segundas. Nos parece evidente que con este diseño se va a producir ingobernabilidad porque tendremos dos autoridades regionales: una electa democráticamente pero sin poder, y la otra nombrada desde Santiago con mucho”, explicó.
Frente a esta crítica el gobierno –según la senadora- ha propuesto le entrega de una serie funciones adicionales al Intendente electo. “El problema es que esas nuevas competencias, no van acompañadas de financiamiento y tampoco de capacidad de ejecución. Por ejemplo, el gobierno regional tendrá la facultad de orientar el desarrollo territorial de la región en coordinación con los servicios públicos localizados en ella. Pero los servicios públicos encargados del desarrollo territorial, como por ejemplo SERCOTEC, dependen del Ministro de Economía. Entonces, para ejecutar esa competencia el Intendente necesitará la concurrencia de Servicios Públicos que dependen de Santiago.”, aseguró.
“Le propusimos al gobierno que entregara quizá menos competencias a las regiones, pero con el financiamiento necesario y con los servicios públicos relacionados. Una posibilidad era regionalizar algunos servicios, como por ejemplo Vialidad, pero el gobierno respondió que era muy complejo. Planteamos entonces la creación servicios públicos regionales que tuvieran tareas específicas que dejaran de realizar los servicios dependientes de los ministerios, para evitar así la duplicidad de funciones. El gobierno dijo que era muy difícil que los Ministros entregaran las tareas que hoy cumplen. ¿Pero, no se trata justamente de eso? ¿De que Santiago entregue poder a las regiones?”, se preguntaba la senadora.

Top