Emiliano Orueta: “La región está en los últimos lugares de la productividad, pero la innovación abre nuevas alternativas”  

 

  • El presidente de la Comisión de Medio Ambiente, Ciencia y Tecnología del Consejo Regional, explica cómo impulsan la innovación desde este organismo. “Se debe trabajar más con las universidades. Muchas de éstas vienen desde afuera a conseguir un FIC, aunque no tienen afinidad con lo que hablamos: la industria regional”, advierte.

Marcela Catalán

 

Con el objetivo de ampliar, mejorar y tener una industria más productiva en O’Higgins, es que el Consejo Regional también busca impulsar la innovación en esta zona del país. Así lo explica Emiliano Orueta, presidente de la Comisión de Medio Ambiente, Ciencia y Tecnología, quien detalla la política del Core en esta materia.

Para dar un punta pie al tema, asegura, el Core se enfoca en dos líneas de acción. Una está inserta en la Estrategia Regional de Innovación, de la mano con la Estrategia Regional de Desarrollo, la cual pretenden alcanzar mediante la entrega de los Fondos de Innovación para la Competitividad (FIC). “Hay universidades y distintas instituciones dedicadas a la investigación, las que anualmente presentan proyectos. Tratamos de que los ganadores estén alineados con esta directriz en sectores como la minería, agroindustrias, salud y educación. Pero hay otros asuntos que no están contemplados en esto y los que igual hemos tomado como prioridad”, apunta. Entre estos se encuentra el eventual corredor bioceánico Paso Las Leñas.

En la otra línea de trabajo destaca la labor de los 16 consejeros, por cuanto “están desplegados en todas las comunas y conocemos las necesidades de esta parte del país”, declara.

A su juicio, es menester contar con “una industria regional más productiva y a la vanguardia. Hoy estamos en los últimos lugares en esta materia, pero la innovación abre nuevas alternativas y oportunidades para generar empleo, nuevos productos y riquezas para la zona”, observa Orueta.

También está el Diplomado en Innovación y Calidad para el Turismo Regional, cuyas postulaciones cerraron, este año, el 7 de abril. Destinado a empresarios y emprendedores del sector, la iniciativa es financiada a través del FIC del Gore de O’Higgins y su Core. “Necesitamos generar capital humano en este tema, para que éste igualmente trabaje por la misma senda, además de conocer y traspasar esos conocimientos a quienes no están familiarizados con esto. Asimismo hubo un magíster, efectuado con la Universidad Católica. No tenemos claro si continuará, pero soy de la posición de que debe haber gente preparara para entrar al desarrollo, investigar y hacer innovación dura”, sostiene.

¿Cuáles son las otras necesidades de la región en esta materia?

En su opinión, deben existir más espacios para dedicarse a ello. “Deben haber talleres y lugares donde estos giros sin tornillo puedan llevar a cabo sus ideas. Aparte, se debe apoyar la maquetización de estos proyectos para que, si son buenos, puedan escalar y convertirse en una industria dentro de las que ya hay. Debemos tener una industria de la innovación y que esto se tenga fiato con nuestra universidad y los centros de investigación”, revela.

Dinero destinado a la innovación y resultados obtenidos

¿Cuántos recursos se destinan anualmente a la innovación desde el Core?

“Se debe considerar que estos proyectos se realizan durante dos o tres años, pudiendo ser de largo aliento. Entonces, entre los recursos de arrastre más los que se van aprobando, son como $4 mil o $5 mil al año los que se invierten en la región. Aún es poco”.

¿Cuáles son los resultados conseguidos?

“Vemos algo más concreto en el producto terminado con las algueras. El Ceaf tiene investigaciones en mejoras genéticas de variedades resistentes a la sequía y en Rosario están trabajando con la lobesia, en varios problemas que aquejan a la agricultura. Es necesario que las universidades y centros de investigación sepan cuáles son las necesidades reales de la producción y traspasen esto a iniciativas en innovación, no sólo generando un paper que quedará guardado”.

¿Bajo qué criterios financian un proyecto?

“Hay momentos en que se necesitan estudios y diagnósticos para la región, pero debe generarse un equilibrio. Principalmente deben tener fines prácticos para dinamizar la industria y, por otro lado, capacitar y tener capital humano innovador en la región. En lo que no estaba priorizado y pensando en el futuro, hemos buscado trabajar en temas relacionados con el corredor bioceánico, y su relación con el turismo y la industria”.

El futuro de las políticas regionales

¿Cuáles son los pasos a seguir desde el Core para impulsar la innovación?

“Se debe trabajar más con las universidades. Muchas de éstas vienen desde afuera a conseguir un FIC, aunque no tienen afinidad con lo que hablamos: la industria regional. No se trata de cerrarles las puertas, pero deben empaparse más con lo que es esta parte del país, como también con sus necesidades y lineamientos. Y qué mejor que estar en contacto con los 16 consejeros regionales. Algunos con más y otros con menos afinidad, pero nos estamos preparando en esta materia. Desde mi labor como presidente de la Comisión de Medio Ambiente, Ciencia y Tecnología, estamos visitando distintos centros de investigación e innovación de las universidades, en diferentes regiones, para ver cómo continuamos avanzando en estos temas”.

La innovación en el Estado

¿Se puede innovar desde el Estado?

“Es necesario. El Estado es una maquinaria grande, que lo seguirá siendo, pero requiere innovar y mejorar en ciertos procesos, dinamizándolos. La burocracia no es mala, porque hace que haya un orden. Sin embargo, cuando pasa a ser burrocracia, es cuando nosotros y la gente se empieza molestar”.

¿Hay que trabajar en los tiempos?

“Y mejorar las tecnologías, y ocupar algunas que puedan implementarse en los distintos procesos de los cuales hablamos”

Related posts

  • Mario Enrique Contreras Silva

    Leo: Presidente de la Comisión del Medio Ambiente.- Core, Región del Libertador.
    Machalí y Rancagua, Carecen de Plan de descontaminación atmosférica por MP 2,5.
    Machalí urbano, carece de estación monitoreo de la calidad del aire con valor poblacional.
    Inexistencia de estudio de especiación del aire en Machalí y Rancagua, para establecer promedios anuales.
    Estudio de la combustión de leña proveniente de árboles frutales, contaminadas por aplicaciones químicas. Estudio para determinar promedio horario del dióxido de azufre en Machalí y Rancagua,
    Avances en el cumplimiento de las normas de emisión de dióxido de azufre, mercurio y arsénico en la Fundición de Caletones.
    Con fecha 13 de Diciembre de 2013, se publicó, las normas de emisiones de dióxido de azufre (SO2), considerando que la fundición de Caletones, durante el año 2010, emitió 128.400 toneladas de SO2, liderando entre las fundiciones de cobre en Chile, con la mayor emisión de este elemento y tiene un plazo que vence el 13 de Diciembre de 2018, para cambiar el sistema de simple contacto a doble contacto, en su planta de ácidos. Con un costo cercano a varios cientos de millones de dólares.

  • Pingback: Denver Uber()

Top