Según cifras de Techo: Aumentan las familias que viven en campamentos en nuestra región

– Desde la ONG señalan que “es una pena que en estos tiempos electorales no se vean propuestas concretas por los distintos candidatos para acabar con los campamentos”

 

 

“Es una pena que en estos tiempos electorales no se vean propuestas concretas por los distintos candidatos para acabar con los campamentos. No es nuestra idea que vayan y “oferten” soluciones, pero que si visualicen el problema de los campamentos como su responsabilidad y organicen una agenda concreta para su solución”. “Los municipios juegan un rol primordial en el acceso a las políticas sociales y son canalizadores de éstas”, señala Sofía Cillero la directora regional de Techo en la sexta región.

Techo nace en 1997 y se planteó el desafío de construir 2 mil mediaguas para el 2000. Con el tiempo su misión fue enfocándose en una realidad muchas veces oculta por la propia conformación de las ciudades: los campamentos. El trabajo hoy tiene como horizonte conseguir un país sin campamentos. En este contexto Sofía Cillero, directora regional de Techo, explica que uno de los sueños que tienen como fundación es “construir ciudades integradas en donde se puedan desarrollar plenamente los derechos y capacidades de todos y todas”.
Un primer paso hacia ese objetivo es hacer visible esta realidad, en este sentido TECHO señala que a pesar de los auspiciosos resultados de la encuesta CASEN 2015, ha aumentado el número de familias que viven en campamento. Actualmente existen en Chile más de 38 mil familias viviendo en los 660 campamentos del país. La cifra preocupa no sólo porque significa que más de 100 mil personas viven en condiciones de extrema vulnerabilidad y sin acceso a servicios básicos como el agua, la electricidad y el alcantarillado, sino también porque no existen indicios de que los números vayan a la baja, es más, desde 2011 a la fecha, hay 10 mil familias más viviendo en esta situación.

catastro“El desafío de acabar con los campamentos es tarea de todos, municipios, vecinos, autoridades centrales, etc. Porque lo que queremos es que las familias del país puedan desarrollar sus capacidades, ejercer sus derechos y vivir feliz y plenamente la vida. Hoy, el país en su conjunto, debe poner los medios para que los campamentos se acaben, porque no es solo un problema de vivienda, ni de algunos pocos”, asegura la directora regional.
Según los datos entregados por la Fundación, en nuestra región viven 1.103 familias en esta situación, distribuidas en 46 campamentos a lo largo de la región, concentrando su presencia en las comunas de San Fernando, Rengo y Rancagua.
Si bien se observa que el número de campamentos de la región ha disminuido, el número de familias que los habita ha crecido en un 32,9% en relación al 2011, tal como se puede observar en el gráfico. RECUADRO 1.
Con respecto al Catastro realizado por TECHO durante el año 2016, se identificaron 4 tipos de estos asentamientos de acuerdo a la cantidad de familias que los componen. En la región se concentran principalmente los campamentos pequeños, (entre 8 y 20 familias), en donde habitan el 56% de las familias que viven en campamentos, y los intermedios, (entre 21 y 40 familias), que representan el 32%. Existen solo 5 campamentos que tienen una composición mayor a las 40 familias. Con respecto a esto último, los dos campamentos más grandes de la región se encuentran en San Fernando: El campamento Santa Helena con 67 familias y el campamento Baños de Roma con 64 familias.
“Sabemos que la región de O’Higgins, se caracteriza por su fuerte porcentaje de ruralidad. Los campamentos no son la excepción, pues somos la región con más campamentos rurales a nivel nacional. En O’Higgins un 52,29% de los asentamientos pertenecen a sectores rurales, superando en 14 puntos porcentuales a la región de La Araucanía. En este sentido, abordar la erradicación de campamentos rurales considerando su ubicación y el estilo de vida de las familias es un desafío enorme de afrontar por parte del Estado”, aseguró la directora regional de Techo.

 
Propuesta de solución
“La región ha logrado cerrar 19 campamentos en este período, que sin duda es un número alentador, la política habitacional no ha logrado abordarlos a todos, ya que como se mencionó anteriormente TECHO identifica 46 campamentos junto a los que se debe trabajar en pos de su erradicación. Por otro lado, de esos 46 asentamientos, 18 que no están considerados en el catastro de 2011 del Servicio de Vivienda y Urbanismo (SERVIU). De acuerdo a Sofía Cillero “hoy el 39,1% de los campamentos de la región no fueron incorporados al Catastro de 2011 a pesar de que existían en el momento en que se realizó el catastro y es un problema importante puesto que el gobierno ha decidido no añadir nuevos campamentos impidiendo que las familias accedan a las políticas de vivienda en condiciones especiales.
En el SERVIU la política de vivienda se focaliza a través del programa especial de campamentos, con llamados y recursos destinados específicamente a dar solución a las familias que son parte del catastro, mientras que las familias que no son parte de los registros del Ministerio de Vivienda y Urbanismo (MINVU), sólo pueden acceder a postular a la solución habitacional en llamados regulares que involucran a todas las familias de Chile que viven en situación de pobreza y pierden la prioridad como familias de campamento.
“Todos podemos aportar de distintos modos. Como Fundación, aunque la gente aún no lo sepa, ya no construimos mediaguas, sino que trabajamos como Entidad Patrocinante (lo que antes se llamaba EGIS), desarrollando proyectos de vivienda definitiva en la región con la participación de las personas en todo el proceso, lo hacemos también a lo largo de todo el país, llevamos más de 7.000 viviendas entregadas a lo largo de todo Chile y pronto entregaremos el primer proyecto de la región”. TECHO nos relata que dicho trabajo no sólo se hace como lo haría una Entidad Patrocinante cualquiera, sino que cuentan con cerca de 80 jóvenes voluntarios en la región que participan semana a semana trabajando junto al campamento atacando distintas problemáticas de entorno, vivienda, educación, trabajo, entre otras cosas, y soñando con un Chile más justo, entendiendo el problema como multifactorial y considerando la vivienda como la puerta de entrada para la superación de la pobreza. “Es importante para nosotros decir que estamos abiertos a recibir a más personas que quieran sumarse a nuestro trabajo permanente en la región ya sea como voluntarios, o participando como socios de TECHO con un aporte mensual que se llena a través de la página web o en nuestra oficina regional ubicada en Gabriela Mistral 656, y que ayuda a mantener el trabajo que hacemos en la región.”
Junto con ello, para erradicar los campamentos, es clave contar con políticos responsables de la realidad regional y comunal que quieran ver el problema y concretar agendas y planes de trabajo conjunto e intersectorial. “Nos preocupa que las propuestas de los candidatos a alcalde no parecen visibilizar el problema de la pobreza como un eje primordial a solucionar desde la gestión local, carecen de acciones concretas, más aún, el tema de los campamentos no forma parte de los discursos o agendas.” Agregan que es importante que los alcaldes recuerden que las personas que viven en los campamentos son vecinos de su comuna que requieren del apoyo constante y la vinculación adecuada a las políticas públicas y sus distintos programas para la superación de su situación de vulnerabilidad, acercando el Estado a las personas que más lo requieren.
Creemos que el nuevo Programa de Habitabilidad Rural promulgado por la Presidenta Bachelet durante este gobierno, podría ser una oportunidad que favorezca especialmente a las familias de sectores rurales, con montos y requerimientos adaptados a la realidad rural, y como fundación deseamos desarrollar proyectos de vivienda definitiva en estas condiciones, pues es un avance inmenso respecto a lo que permite el actual decreto Fondo Solidario de Elección de Vivienda DS49 (105). Lamentamos que si bien ha sido promulgado, toda la ejecución y puesta en marcha de la política ha sido muy lenta y probablemente con poca prioridad desde el gobierno, pues a casi un año de su promulgación aún no ha habido ningún llamado a postulación”.
Finalmente, consideramos imprescindible que se aborde el problema desde su multidimensionalidad, es decir, involucrando a actores del sector de vivienda, entorno y redes salud, trabajo y educación. Relacionado a ello, nos parece urgente que se estudie en profundidad el fenómeno que como Fundación hemos denominado “campamentación”, para analizar los múltiples factores que influyen a la hora de que una familia tome la decisión de habitar un campamento. Lo que permitirá apuntar a la raíz de la problemática y a unificar los esfuerzos de los diversos sectores. Sólo así dejaremos de ser un país productor de campamentos y lograremos concretar el sueño del desarrollo y bienestar para todas y todos.

Top