En el Colegio Coya: Natalia Valdebenito, Beatriz Sánchez y Kena Lorenzini debatirán en Rancagua

Este jueves 20 de octubre se realizará la IV° Jornada de Historia “La mujer como sujeto histórico”, donde las tres participarán en una mesa redonda. La actividad es abierta a la comunidad.

El papel de la mujer contado por la historia tradicional suele ser limitado, siendo protagonista lo femenino en circunstancias específicas. De este modo, ha primado una visión masculina del mundo. En pro de abrir el debate es que el Colegio Coya ha organizado la IV° Jornada de Historia “La mujer como sujeto histórico”, a realizarse este jueves 20 de octubre en el mismo plantel. A partir de las 9 horas, habrá ponencias y visitas de otras escuelas.

Pero esto no es todo, pues a las 15 horas comenzará a llevarse a cabo una mesa redonda abierta a la comunidad. En ésta participará la periodista Beatriz Sánchez, la comediante Natalia Valdebenito y la fotógrafa y activista Kena Lorenzini. Dicha instancia se efectuará en el aula magna de la institución.

Hay dos cosas que contribuyen a este escenario (donde prima una visión masculina). En primer lugar, la asociación de la fuerza al hombre y la debilidad a la mujer; segundo, que ella ha sido posicionada como un agente servil a los intereses del hombre, dada su condición de madre, condición que incluso hoy es estimada como sinónimo de ser mujer”, señala Guillermo Herrera, profesor y jefe del Departamento de Historia y Ciencias Sociales, al ser consultado sobre a qué se debe la visión androcéntrica que predomina en la historiografía.

El maestro agrega que esta mirada contribuye al reforzamiento de estereotipos y roles asignados a ellas, “al estereotipar incluso sus juguetes, ropa y modales, construcciones que se asumen como inherentes a su naturaleza, y por ello el estereotipo se transforma en discurso oficial, en facticidad”.

Materia pendiente sería la reivindicación de las mujeres como agentes de cambio histórico y sujetos activos, situándolas fuera del papel pasivo y secundario que se les ha concedido. En ese sentido, sería fundamental incorporar una perspectiva de género en el estudio de la historia y en la enseñanza secundaria.

De todos modos, el profesor señala que “han emergido estudios sobre sujetos excluidos” por la historia oficial. “En esa línea, madres, hijas, prostitutas, trabajadoras han flotado en función de su historicidad, lo cual es extremadamente importante para la construcción de una sociedad igualitaria en función del género y el respeto al otro”.

Top