Rancagua y San Fernando se sumaron a marcha contra la violencia de género

Alrededor de 1500 personas adhirieron a la manifestación en la capital regional. Ésta se desarrolló en casi total tranquilidad, hasta que un sujeto comenzó a gritar insultos cuando las y los participantes estaban en la Plaza de Los Héroes.

 

 

Marcela Catalán

 

 

En Argentina, Lucía Pérez (16) fue drogada, violada y empalada por al menos dos hombres. Tras fallecer, los asesinos lavaron su cuerpo y le cambiaron la ropa para encubrir el crimen; en Chile, Florencia Aguirre (10) fue asfixiada por su padrastro hasta hacerla perder el conocimiento, para luego dejarla a una leñera donde roció su cuerpo con bencina. Todavía con vida, la quemó por un tiempo indeterminado. Tras ello, el sujeto intentó esconder sus restos en un pozo.

Estos son los dos casos de violencia de género, ocurridos en los últimos días en ambos lados de la Cordillera de Los Andes, que el miércoles ocasionaron multitudinarias marchas en Santiago y otras ciudades del país. Rancagua y San Fernando también adhirieron al llamado, sumándose más de 1500 personas en la capital regional. En dicha comuna la actividad se desarrolló en total tranquilidad, hasta que un sujeto comenzó a gritar insultos cuando las y los participantes estaban en la Plaza de Los Héroes.

En la capital de Colchagua salieron a marchar cientos de vecinos, los que confluyeron en la Plaza de Armas. La gobernadora provincial, Carolina Cucumides, fue una de las asistentes. “Esto es un flagelo de la sociedad. Queremos decir muy fuerte que nosotras valemos igual que los hombres, que no queremos más golpizas ni malos tratos”, aseguró.

El objetivo de la convocatoria fue demandar políticas públicas efectivas, que castiguen y prevengan los ataques hacia ellas. Ambos homicidios ocurren meses después de que Nabila Rifo (29) fuera tirada en una calle de Coyhaique, semidesnuda y con fracturas en el cráneo, sin varias piezas dentales y con sus globos oculares ausentes.

Entre las normativas requeridas por estos días, se encuentra la reforma a la ley de violencia contra la mujer. Y es que si bien a la iniciativa de 1995 le han realizado modificaciones, incluyendo la figura del femicidio, restringe esta problemática a la violencia doméstica o entre convivientes. Sobre este punto, Claudia Pascual, ministra directora del Sernam, habría afirmado que antes de fin de año enviarán el proyecto al Congreso para su reformulación.

 

Top