Elección de intendentes quedó lista para ser votada por la sala

comision

La Comisión de Gobierno de la Cámara de Diputados despachó la reforma constitucional sobre elección de intendentes, con lo cual este proyecto quedó en condiciones de ser votado por la Sala en su sesión del próximo miércoles 2 de noviembre.
Dicha instancia legislativa sesionó en forma especial el miércoles en la mañana, luego que el Ejecutivo le diera carácter de discusión inmediata a esta iniciativa, que se encuentra en su segundo trámite constitucional.
Al respecto, el subsecretario de Desarrollo Regional, Ricardo Cifuentes, junto con agradecer el respaldo de los legisladores, dijo que esta reforma va a cambiar la forma en que los intendentes se relacionan con su territorio, ya que en el futuro no dependerán del Presidente de la República, sino de los ciudadanos de la región, aseguró.
“Hoy los chilenos pueden elegir al Presidente de la República, a sus parlamentarios, alcaldes, concejales y consejeros regionales, pero no a los intendentes, lo que es absurdo. Somos el único país del mundo que se considera un Estado unitario, pero que no elige democráticamente a su máxima autoridad regional”, indicó.
Por su parte, la presidenta de la Comisión de Gobierno, diputada Daniella Cicardini (PS), afirmó que la iniciativa será informada en la Sala durante la sesión fijada para este jueves, de manera que pueda ser votada la próxima semana.
Cabe destacar La instancia ratificó en su gran mayoría las modificaciones hechas al proyecto por la Comisión de Constitución de la Cámara, en las que se establece la elección del gobernador regional, (hoy intendente) cuya función será la administración superior de la región, en conjunto con el Consejo Regional (cores) y cuyo objeto será el desarrollo social, cultural y económico de la región.
A la vez, se agregó, a la denominación del secretario regional y provincial, al final, la palabra presidencial, como una forma de diferenciar a quien será el representante del Presidente de la República en la región y tendrán por función la coordinación, supervigilancia o fiscalización de los servicios públicos que dependan o se relacionen con el Presidente a través de un ministerio.
Asimismo, la Comisión reafirmó que estas autoridades no tendrán fuero, a diferencia de los gobernadores regionales, y la modificación que establece que estos últimos podrán ser acusados constitucionalmente, durante el ejercicio de sus funciones y hasta seis meses después de la expiración en sus cargos.

Se aprobó eliminar la obligación establecida en el Senado, sobre la transferencia de competencias de los ministerios o servicios públicos a los gobiernos regionales, confirmando el mantenimiento de la actual norma constitucional que señala que el Presidente de la República “puede transferir” dichas competencias en carácter temporal o definitivo.
Al mismo tiempo, la instancia ratificó que el ejercicio de las facultades de fiscalización, especialmente frente al gobernador regional, recaiga en el Consejo Regional y no en cada uno de los Cores.
También se ratificó la propuesta del Ejecutivo respecto a la norma transitoria aprobada en el Senado y en la Comisión de Constitución, sobre el itinerario de tramitación y entrada en vigencia de la presente reforma, de modo que se permitirá la tramitación en paralelo de la ley sobre transferencia de competencias y la Ley orgánica constitucional que regule la presente reforma.
Por otra parte, los parlamentarios aprobaron la modificación relativa a la elección del gobernador, en la que se dispone que en los casos en los que se presenten más de dos candidatos y ninguno de ellos obtuviere al menos cuarenta por ciento de los sufragios válidamente emitidos, se procederá a una segunda votación que se circunscribirá a los candidatos que hayan obtenido las dos más altas mayorías relativas y en ella resultara electo el candidato que obtenga el mayor número de sufragios. A esto, los legisladores agregaron que igual procedimiento se establecerá para el caso en que exista un empate entre las dos más altas mayorías, debiendo proceder a una nueva votación.
Si el proyecto es aprobado por la sala, al existir diferencias con lo aprobado en el senado deberá necesariamente discutirse en comisión mixta.

Top