EDITORIAL: Las ambulancias de nuestra región podrían ser dirigidas desde Talca

La frase del presidente ejecutivo de Codelco Nelson Pizarro sobre la situación financiera de la cuprera “no hay un puto peso” parece haber permeado profundamente en la política nacional.

Pero los necesarios recortes que significa una situación económica desmejorada al parecer afectarían a servicios vitales de nuestra región, los que ya hoy operan solo gracias al gran esfuerzo de sus componentes y no por la abundancia de recursos.
En el Ministerio de Salud existe la idea bastante avanzada, que ya se ha traducido en reuniones de trabajo y en instrucciones de agrupar los centros reguladores del SAMU en macrozonas, lo que en la práctica significa que el movimiento de ambulancias de urgencia de la región de O´Higgins sería dirigido desde Talca.
Sin entrar en detalles de lo absurdo que sería una medida así desde el punto de vista de la autonomía regional y de los miles de millones de pesos que el gobierno regional y el CORE han destinado a equipar de ambulancias a nuestra zona, significaría a la vez que la región podría perder los cupos de médicos reguladores. Que son los profesionales que entregan instrucciones vía radial a los paramédicos en las ambulancias para entregar la mejor atención pre hospitalaria posible, pero no solo entregan instrucciones –lo que efectivamente podrían hacer desde otra ubicación- sino que además se suben a las ambulancias y concurren a la emergencia si esta lo amerita. Por ejemplo si ocurriese un choque de buses en la carretera con gran cantidad de heridos es el médico regulador quien en la escena realiza el triage y prioriza qué heridos son trasladados primero y a qué centro asistencial dependiendo de la gravedad de sus lesiones.
No están claros los fundamentos técnicos de esta idea, ni tampoco sus alcances administrativos. Por ejemplo este médico regulador ubicado en Talca dependerá administrativamente del Servicio de Salud de O´Higgins o de Talca, qué pasaría si en un escenario similar al del 27 F se cae Talca, o si habrá traspasos de recursos de una región a otra. O qué va a pasar con los cuantiosos recursos que el Servicio de Salud de O´Higgins ha gastado en la formación de médicos urgenciologos que están destinados al SAMU, de hecho ya hay un becado que esta pronto a terminar su especialidad que debería comenzar a trabajar el próximo año en el SAMU pero de concretarse esta iniciativa ¿debería irse a Talca perdiendo la región a un especialista?.
Lo anterior sin considerar la cuantiosa inversión que sería necesaria para implementar una verdadera comunicación radial entre las ambulancias y su hipotético nuevo centro regulador en el Maule, cuando hoy no existe cobertura total ni siquiera en nuestra propia región o ¿la regulación se hará por vía telefónica?, la que sabemos colapsará por lo menos los primeros minutos de una emergencia mayor como un terremoto, más aun considerando que hoy ya es muy complejo regular toda la región desde Rancagua por el profundo conocimiento de la geografía y de las calles para un eficiente movimiento de las ambulancias que debe tener el operador. Todo lo anterior con una figura de un director del Servicio de Salud que debería ser el llamado a defender los intereses de nuestra región muy debilitado por su extenso conflicto con los médicos del Hospital Regional, por lo que no creemos que tenga la fuerza para imponerse a Santiago.
Ojala nos equivoquemos y esto quede solo en una mala idea.

 
Luis Fernando González Vallejos.
Sub Director

Top