Eduardo Muñoz dejó honda huella en el antiguo Liceo de Hombres

En el antiguo Liceo de Hombres de Rancagua (actual “Oscar Castro”), quedó para siempre la honda huella que dejara el querido profesor Eduardo Muñoz Muñoz, a quién se le apodaba cariñosamente como “el rana”. Su simpatía, su buen humor, su calidad humana, su excelencia profesional, fueron características que todos recuerdan.
Nacido en Sewell, en 1925, realizó sus estudios en el mencionado liceo rancagüino, continuándolos en Santiago, en el Instituto de Educación Física de la Universidad de Chile. Tras recibir su título, regresó a Rancagua y ocupó el cargo de profesor de Gimnasia en el Liceo y luego el de Inspector, durante 30 años.
Su innata afición al deporte lo llevó, además, a estar siempre vinculado a organizaciones deportivas. En 1953 fue preparador físico del seleccionado chileno de fútbol, después en el mismo cargo con la Selección de Rancagua y con el Deportivo O’Higgins-Braden .
Fue más tarde entrenador del equipo de Primera División del “Club Deportivo O’Higgins” de Rancagua.
Eduardo, además, perteneció siempre al Centro de Ex Alumnos del Liceo, actuando en cargos directivos, desplegando todo su entusiasmo.
El Centro de Ex alumnos, que preside Hernán Castillo, ofrecerá mañana sábado, a las 11 horas, en la Iglesia de San Francisco (Estado esquina de Millán, Rancagua) una Misa de Recuerdo, en memoria de Eduardo Muñoz. Se nos pide invitar en estas líneas a todos los que fueron sus alumnos, sus amigos y a quienes lo conocieron.

Top