La escritora Gladys Goede tejió la la historia de Requínoa en 143 página

requinoa-1

– “Requinoa: por donde camina la historia”, es el libro que narra hechos y describe personajes que han dado vida a la comuna que desde la colonia, con detalles propios de su carácter original, religioso, agro-campesino, muestran un pueblo de acción moderna y participativa, de belleza y armonía natural, con intervención de toda su gente ha hecho de “Las Casas de la Requínoa”, hoy un lugar ideal para vivir.

 

 

Gisella Abarca

 

 

En el 2010, año en que nuestro país celebró el bicentenario de la independencia nacional, se inició el trabajo de investigación asentado en la historia de Requínoa, un valle que se anida en la falda de la cordillera, en el centro del territorio nacional, observado desde su origen como pueblo y su Villa, durante y después de la colonia.
Su historia e identidad, ha sido el hilo conductor de la obra “Requínoa: por donde camina la historia”, libro de la escritora Gladys Goede Gars que habla sobre la vida de un pueblo encantador donde la obra divina y humana se unen en complicidad, construyendo un territorio de belleza natural y próspero que acoge y sostiene a sus habitantes. Identifica a su gente, usos y costumbres en su vivir cotidiano.
El texto, de enorme trascendencia, narra hechos y describe personajes que han dado vida a la comuna que desde la colonia, con detalles propios de su carácter original, religioso, agro-campesino, de administración y desarrollo, muestran un pueblo de acción moderna y participativa, de belleza y armonía natural, con intervención de toda su gente ha hecho de “Las Casas de la Requínoa”, hoy un lugar ideal para vivir.
“He podido conocer desde muy cerca la comuna, a través de mis actividades culturales y educativas; por ello, me propuse investigar la historia de su territorio y sus personas, considerando el ámbito de la sabiduría humana, pues autores autodidactas, vecinos y voluntarios aportaron en la construcción de este relato” explicó la escritora que hace 15 años llegó a vivir a Requínoa y actualmente reside en la localidad de Las Mercedes.
Gladys Goede Gars, letrada mujer nacida en Rancagua consideró la cultura y belleza de la comuna, y se propuso hurgar en las vertientes de la historia, observado su naturaleza, su gente y formas de vida lo que la han consolidado como un territorio acogedor con interesantes señas culturales propias.
Han transcurrido 121 años, desde que ‘Las casas de la Requínoa’, aldea con su población de 2.437 habitantes en 1895 pasó a ser constitucionalmente Villa en 1898 cuando naciera entre dos poderosos pueblos, desde los tiempos de la colonia: Rancagua 1818 y Rengo 1831. Aquí nace Requínoa, en Mapudungún “lugar de mucha quiona”, con la virtud de adquirir importante proyección y desarrollo.

 

 

UN ARDUO TRABAJO
Al iniciar el trabajo, la escritora se dio cuanta que existía muy poca información escrita, salvo textos breves, pero muy interesantes de la Congregación Josefinos de Murialdo. Así como ínfimos datos sobre el pueblo que fueron encontrados en los anales de la historia nacional.
“Anteriormente había hecho varias actividades de carácter educativo en Requínoa con mujeres y jóvenes y para el tiempo del Bicentenario, antes de septiembre del 2010, dije hay que hacer esto. Investigué y no hay documentos mayores, no hay un libro que recopile la historia de Requínoa, solo existían papeles dispersos especialmente del liceo San José de los Josefinos de Muriato. Esta congregación que llegó al principio de la creación del pueblo, estos papeles sueltos me sirvió mucho porque los mismos josefinos escribieron de lo que encontraron y de ahí empezó la historia”, apuntó Goede.
Así el libro se escribió en siete capítulos, al ritmo de la vida, con el recuerdo respetuoso de la etnia Promaucae o Picunches llamados pos sus hermanos del sur. Su población asentada al sur del río Cachapoal, desde alta cordillera hacia la costa. Luego, en tiempos de colonización, vino la distribución de la tierra, en miles de hectáreas, entre bosques, espinales, aguas y piedras, que el trabajo del hombre transformó en fértiles y hermosos valles de cultivo.
“Distribuimos la comuna en sectores como Los Lirios, El Abra, Pimpinela, Totihue, Santa Amalia y en cada sector la idea era trabajar con alumnos y con sus abuelos o bisabuelos para extraer la información del pensamiento y recuerdo de todos, además de hacer trabajar a los niños para que se inserten y conozcan la historia de la comuna. En El Abra trabajé con don Alfonso Ferrer ‘Don Chito’ ex director de colegio y el grupo de adulto mayor que dirige. Con ellos empecé a trabajar y a revisar lo que estaba haciendo con los colegios. Me demoré cinco años de trabajo en ir uniendo esta historia y carácter de este pueblo agro-campesino”.
En 1898 se constituye la comuna legalmente, la vida se organiza y ordena en todas sus formas, sus habitantes participan y trabajan dentro de la organización comunal, y en la medida que avanza la educación, se va construyendo el desarrollo humano. Por su parte, el patrimonio natural se distingue por extraordinaria belleza precordillerana, alfombras de verdes viñedos, hermosas, longevas avenidas y su importante patrimonio arquitectónico, las casas patronales comúnmente bordeando los caminos, con parques que hablan del tiempo.
“Requínoa es bien interesante, porque este es un pueblo chico de 27 mil habitantes más menos, y tiene características especiales porque está entre Rancagua y Rengo, lo que significó que Requínoa pertenecía a un conglomerado o una población que llegaba hasta Cauquenes. Ese pueblo es un valle que está bañado por El Cachapoal, tienen muy buena calidad de tierra fértil, tiene huertos y viñedos, y muchas avenidas hermosas. Es un pueblo hermoso. Su carácter es de un pueblo chico que está muy disperso, donde su gente es cálida, activa y muy trabajadora. Creo que en tiempos anteriores fueron campesinos muy sufridos, que trabajaron de sol a sombra sobre las piedras del río abriendo caminos”.
Han pasado más de 120 años desde la fundación de Requínoa y sólo de este año, Requínoa cuenta con una narración como ésta. A a partir de este texto, los vecinos de la comuna podrán comenzar a trabajar con bases. “Estoy orgullosa del trabajo que resultó, me gustó bastante, pero creo que habría que perfeccionarlo en cuanto a presentación. Fue un arduo trabajo y a la gente le gustó mucho, tuvo muy buena recepción”, acotó la escritora.
Cabe destacar que este hito comunal es parte de un proyecto financiado con dineros del Fondo Nacional de Desarrollo Regional (FNDR) del Gobierno Regional de O’Higgins y su Consejo Regional, proyecto que lleva por nombre “Requínoa Rescata su Historia e Identidad” y cuenta con el apoyo del municipio y la Oficina Municipal de Cultura.
El libro se encuentra disponible para todos los vecinos que lo quieran conocer en los colegios municipales, subvencionados y particulares de Requínoa, en la Biblioteca Municipal, la Oficina Municipal de Cultura, los departamentos de Educación y Comunicaciones, la Dirección de Desarrollo Comunitario del municipio y en organizaciones comunitarias como Juntas de Vecinos, entre otras.

 

Fondo de medios

Related posts

Top