EDITORIAL: Resucitar la Educación Cívica

Durante las pasadas elecciones, uno de los grandes temores de todos los sectores políticos era la abstención, que la gente simplemente no concurriera a votar.

Teorías que expliquen la abstención hay varias: desde el enojo de un colectivo social que no se siente representado a un simple hastío o poca conciencia de la trascendencia del acto de votar. Pero más allá de las explicaciones puntuales al fenómeno, poco a poco se instala la necesidad imperiosa de resucitar la antigua Educación Cívica en los colegios. A mediados de los noventa, el ramo fue eliminado del curriculum y hoy a la luz de los hechos parece haber sido un profundo error. No sólo no se vota, muchas veces no se sabe por qué, ni menos cuáles son las atribuciones o responsabilidades de tal o cual autoridad. En tiempos que la palabra educación cruza todo el espectro político, se hace imperioso enseñar la responsabilidad cívica en todos los colegios.
Si bien el incentivar el ejercicio del derecho a voto, enseñar y cautelar su importancia es responsabilidad de la Sociedad Democrática en su conjunto, del Estado en la más amplia concepción de la palabra, se hace necesario promocionar el interés por los asuntos públicos que logre aumentar la participación política de los nuevos electores.
Para nosotros, como medio de comunicación, esto se ve traducido en profundizar nuestro quehacer profesional informando de forma libre y veraz sobre el acontecer local, poniendo el acento en las ideas y propuestas por sobre los ataques infundados y señalando lo que esté mal cuando así corresponda, como asimismo informando aquellas cosas que funcionen y entregando distintos puntos de vistas sobre el quehacer público para que finalmente nuestros lectores puedan tomar la decisión que estimen conveniente, pero de manera informada, libre y soberana.

 

 
Luis Fernando González V
Sub director Diario El Rancagüino

Top