Problemas en el mercado inmobiliario

Como Dirección Regional del SERNAC de O´Higgins hemos presentado en la última semana dos demandas colectivas en contra de empresas inmobiliarias por problemas en proyectos que han afectado a consumidores de la ciudad de Rancagua.

La primera acción legal fue en contra de Inmobiliaria Familiar S.A. por una serie de problemas de calidad en las viviendas del conjunto habitacional Los Guindos de Rancagua, entre ellos, mala instalación de artefactos de grifería de baños y cocina, problemas de humedad y presencia de hongos en los muros, ventanas y puertas mal colocadas, entre otros.

La segunda demanda fue en contra de a la Inmobiliaria Galilea S.A. Ingeniería y Construcción por inconvenientes que han afectado a propietarios del conjunto habitacional de Villa Santa Blanca.

En este último caso, los vecinos sufrieron debido a que sus casas presentaron deficiencias en la aislación térmica, mala instalación de artefactos de grifería en baños y cocina, fisuras y grietas en muros interiores, por nombras sólo algunas.

Antes de presentar ambas acciones, el SERNAC agotó todas las acciones extrajudiciales pertinentes, pero al no encontrar solución, tuvo que recurrir ante la justicia.

En ambos casos, las demandas pretenden que la justicia determine compensaciones adecuadas para todos los consumidores afectados, además de aplicar las multas pertinentes por infringir la Ley de Protección de los Derechos de los Consumidores (LPC), y la normativa especial.

Demás está decir que la adquisición de una vivienda es una de las inversiones más importantes que realizan las familias, donde se destinan parte importante de los ahorros, pero además están involucrados sueños y expectativas.

Por ende, no es aceptable que empresas profesionales no cumplan con los estándares que se demandan en este tipo de proyectos, o no entreguen soluciones adecuadas y oportunas en caso que se produzca algún problema.

En este sentido, como SERNAC haremos todas las gestiones pertinentes para ir en defensa de los consumidores, pues tanto la LPC como la normativa especial resguardan sus derechos.

En el caso de la LPC, establece, por ejemplo, que las empresas deben cumplir al pie de la letra todo lo prometido, ya sea en los plazos de entrega y las características de la vivienda.

Por su parte la Ley General de Urbanismo y Construcciones fija el derecho a garantía, con plazos determinados según los daños que se presenten en el inmueble nuevo: en las terminaciones, durante los primeros 3 años; en caso de problemas en las instalaciones durante los primeros 5 años; y si se trata de inconvenientes estructurales, durante los primeros 10 años desde la compra de la vivienda.

Este tipo de situaciones recalcan además la necesidad que se apruebe el proyecto de ley de fortalecimiento de los derechos de los consumidores que actualmente se tramita en la Comisión de Constitución del Senado, pues le entregará al SERNAC las facultades fiscalizadoras, sancionatorias y normativas, herramientas mínimas para elevar el estándar de protección que merecen los consumidores, sobre todo ante una inversión tan relevante como es la compra de la casa propia.

 

 

 

MAURICIO RETAMAL, DIRECTOR REGIONAL DEL SERNAC
REGIÓN DE O´HIGGINS

Top