Exposición pictórica aborda el mito mapuche de Treng Treng y Kai Kai

4

La muestra fue inaugurada en la Casa de la Cultura de Rancagua. Pertenece al artista local Leonardo Soto Calquín.

Marcela Catalán

En un tiempo inmemorial, en suelo mapuche, una enorme serpiente surgió del mar, gritando fuerte y agudo ‘kai, kai, kai’. Así provocó un diluvio que inundó todo, empujando a este pueblo a las puntas de los cerros. Pero cuando no pudieron continuar subiendo, desde el fondo de la tierra oyeron una voz que decía “treng, treng, treng”; una serpiente divina acudía a su rescate, comenzando la batalla entre Kai Kai y Treng Treng. Y mientras la primera chillaba en alza, la otra hacia temblar y levantaba la superficie por donde fuera. Al verse derrotada, Kai Kai se hundió en las profundidades del mar y jamás fue vista otra vez. De ahí que ante un sismo, maremoto o lluvia en exceso, vuelva a ser escuchada. Treng Treng se mantiene alerta, callándola con su sonido sordo “que hace crecer la tierra”.

Así reza este mito ancestral, el cual daría cuenta de cómo ha sido moldeado el territorio nacional. Inspirado en ello es que el artista local Leonardo Soto Calquín elaboró su última exposición, abierta al público hasta el 15 de diciembre en la Casa de la Cultura de Rancagua. La propuesta fue ejecutada tras la adjudicación de un Fondart.

Más adelante, la colección comenzará una itinerancia que contempla los centros culturales de Machalí, Pichilemu, Litueche y Lolol, además de la Casa de la Cultura de Requínoa y el Museo Lircunlauta de San Fernando.

De acuerdo con Soto Calquín, sus pinturas de gran formato “suman en total 18 metros de largo por uno y medio de alto”. Éstas fueron hechas con óleo y con acrílico sobre tela. “Realizo una narración visual que gira en torno al mito de Treng Treng y Kai Kai, y cómo éste todavía puede ser descubierto en el territorio”, comenta. Esto ocurriría mediante una analogía “entre la representación de nuestras montañas y ríos, con la forma de las serpientes que luchan y explican nuestra geografía”, detalla.

Para cumplir su cometido, el gestor utilizó la figuración de tipo realista. “Me interesa que se note y aprecie el gesto de la materia y de la pintura, porque de alguna manera se entronca con nuestra historia local del paisaje. Los referentes son imágenes de nuestras montañas y ríos, como también diversas iconografías indígenas. Éstas aluden a las serpientes que dan origen a la leyenda, conformando un todo que reinterpreta” un entorno “cargado con la poética del mito”. Para él, la iniciativa “rescata la identidad sumergida en nuestra región, la que desde tiempos pretéritos ha sido un espacio de mestizaje”.

El artista subraya que el relato de las serpientes se repite de centro a sur del país. “De ahí que hallemos muchos cerros Treng Treng en Chile, sitios que fueron sagrados para nuestros ancestros. En sus palabras, la muestra posee una composición fragmentada, “coherente con los lenguajes audiovisuales y con el ejercicio de resignificación de los referentes”, remata.

Related posts

Top