Interno de la cárcel de Rancagua inició huelga de hambre y se suturó los labios

2

Fred Eduard Bobadilla asegura que su condena de primera instancia es demasiado alta en relación al delito que cometió. Desde la Defensoría Penal Pública se informó que aún existen recursos de nulidad que se deben presentar antes del 26 de noviembre.

 
Fernando Ávila Figueroa

 
En huelga de hambre y con la boca suturada se mantiene un interno que recientemente fue condenado, en primera instancia, a 10 años y 1 un día por el delito de robo con violencia, pena que asegura es excesiva. Se trata de Fred Eduard Bobadilla, quien escribió una carta donde indica que su determinación incluye no ingerir alimentos ni líquidos, debido a que cree que no tuvo una buena defensa de parte de la Defensoría Penal Pública.
Reconoce su delito ante los Tribunales de Justicia, pero indica que los hechos fueron relatados de manera diferentes, no cómo indica el parte policial, donde según sus palabras desapareció parte del dinero que el supuestamente había robado, así como asegura que en ningún momento agredió a la víctima.
La hermana de Fred, Yngrid Bobadilla Parra, no logra entender la condena tan alta que se le dio al joven, agregando que este hecho se produjo el día 13 de mayo, a eso de las 12:05 de la noche en el sector de la Alameda, frente al ex Hospital Regional. Agregó que sólo aparecieron 140 mil pesos de lo robado, sin embargo, el joven indica que había mucho más dinero, del cual desconoce su destino. Según la víctima del robo lo sustraído bordeaba los 600 mil pesos.
Otro tema que preocupa y molesta a Yngrid, es que la abogada defensora del joven de 25 años estaba realizando un muy trabajo, pero esta debió abandonar su labor, ya que presentó su prenatal, lo que originó que la defensa la tomara una segunda abogada, la que según el joven condenado y su hermana, no realizó el trabajo de defensa que ellos esperaban.

 
RECURSOS PENDIENTES
En conversación con el jefe de la Unidad de Estudios de la Defensoría Regional de O’Higgins, Víctor Providel Labarca, indicó que con respecto a la condena de Fred Bobadilla Parra, con fecha 16 de noviembre el Tribunal Oral en lo Penal dictó una sentencia condenatoria de 10 años y 1 día, la que según Providel, si se lee con detención, la defensora Dorian Saat, habría ejecutado todas las conductas que alguien espera de un Defensor Penal Público, entre ellas, que el delito no era de la gravedad que el Ministerio Público señalaba, pidió que se acogieran ciertas atenuantes relacionadas con informes de salud de Fred Bobadilla, así como cuestionó la credibilidad de los testigos.
Pese a ello el Tribunal decidió condenar por el delito de robo con violencia, existiendo un plazo de 10 días para interponer un recurso que vence el día 26 de noviembre. La actual defensora solicitó apoyo a la Unidad de Estudios de la Defensoría para poder construir un recurso de nulidad, trabajo que se encuentra en desarrollo. “Creemos que hay error en la fundamentación del Tribunal, creemos que hay error en la determinación de pena del Tribunal, y creemos que hay error en la calificación del delito. Por lo que declararon los testigos no debió ser condenado a una pena tan alta, sin embargo, el Tribunal acogió los planteamientos del Ministerio Público, que es algo normal que ocurra todos los días”, dijo Providel.
Es así como el recurso de nulidad lo van a interponer antes del 26 de noviembre, sin embargo, no comparten la determinación de realizar esta huelga de hambre, pero que está dentro de la esfera de libertad de acción. Recalcó que este tipo de acciones por lo general no afectan el curso del juicio, la sentencia, ni menos un recurso de nulidad, asegurando que todo lo que lleva la ejecución de una sentencia es de interés para ellos, la forma en que se ejecuta, si se cumplen los planes de reinserción, lo que deberá ser estudiado en su debido momento, y cuando no quede ningún recurso pendiente.

Top