EDITORIAL: Política en 140 caracteres

 

Es un hecho innegable, las redes sociales son utilizadas ampliamente para hacer política, y no sólo política electoral sino en el más amplio uso de la palabra pensando en la promoción de asuntos públicos, ya sea desde los tradicionales partidos, desde movimientos sociales o desde la comodidad de mi casa.
Las redes sociales son un fenómeno nuevo, como tal van evolucionando, no podemos hablar con propiedad de su intenso uso en política sino a partir del 2010 cuando su irrupción traía la promesa de una nueva modalidad que permitiría tener a los políticos o a los actores de la cosa pública un diálogo directo con la gente. Cada uno de nosotros, especialmente los políticos, podría hablarle a la ciudadanía cuando quisiera y de lo que quisiera desde su teléfono o su computador.
Pero esa promesa de contacto directo entre dirigentes y dirigidos no se cumplió, salvo honrosas excepciones. En la práctica, muchos políticos usan las redes sociales, sobre todo Twitter, solo como un medio para causar revuelo. Ciento cuarenta caracteres no es suficiente para fundamentar una idea, o para debatir con abundancia de argumentos. El golpe, el titular fácil y muchas veces la simple descalificación abundan, donde muchos utilizan cualquier táctica para incrementar la cantidad de seguidores y presentarla como un índice de su creciente popularidad.
Pero no todo es negativo, la política digital puede significar la “revancha del receptor”. En ella el ciudadano deja de ser un actor pasivo para asumir un papel activo, protagónico, generador de información y opinión. Es una nueva posibilidad de ejercer una política de participación directa, a través del ejercicio de múltiples actividades virtuales de interés público, como informarse de la política gubernamental, interrogar a sus representantes, conocer propuestas y generar opinión de primera mano, democratizando la información.
Pero también se corre el gran riesgo de pensar que esta herramienta es un reflejo de la realidad con todas las complejidades de la vida fuera del cyberspacio. Las redes sociales son importantes, pero son solo una herramienta más, por ejemplo múltiples análisis han demostrado que en las pasadas elecciones presidenciales hubiesen sido en twitter, nuestro presidente hoy sería Franco Parisi.
Las ideas y finalmente los cambios necesitan mucho más que 140 caracteres para desarrollarse.

 

 

Luis Fernando González V
Sub Director

Top