700 personas celebraron 10 años de Sewell como Patrimonio de la Humanidad

9p6a0003-1_1

-Codelco División El Teniente y la Fundación Sewell organizaron una jornada inolvidable, en la que los ex sewellinos pudieron revivir recuerdos con la reapertura por un día la oficina de Registro Civil en el campamento.

 Solicitar un certificado en el Registro Civil u obtener una cédula de identidad puede ser un trámite tedioso. Sin embargo, para las personas que vivieron en Sewell tuvo un significado especial el sábado 26 de noviembre.

Por primera vez desde el cierre del ex campamento, sus antiguos habitantes pudieron obtener documentación en la misma oficina en la que sus padres inscribieron su nacimiento, para quedar oficialmente registrados como sewellinos.

Esto coronó un día lleno de emociones en el que cerca de 700 personas, especialmente de Coya, Machalí, Rancagua, Olivar, Codegua y Doñihue, pudieron visitar este Patrimonio de la Humanidad reconocido por la UNESCO.

La gerenta de Sustentabilidad y Asuntos Externos de División El Teniente, Valentina Santelices, destacó el buen pie en que se encuentra este patrimonio a 10 años del reconocimiento de la UNESCO.

“Este campamento constituye la cuna de la Gran Minería del Cobre en Chile. Debemos ser responsables, ponerlo en valor y hacer que muchas más personas tengan la posibilidad de conocerlo, ya que Sewell es parte de una minería sustentable”, expresó.

El director Ejecutivo de la Fundación Sewell, Felipe Ravinet, destacó que desde 2006 se han recuperado 23 edificios, con 28 mil metros cuadrados en total, resaltando que tras estos 10 años como Patrimonio de la Humanidad “hay un arduo trabajo”.

“Nos sentimos muy contentos con la declaratoria, pero el fin va mucho más allá y significa convocar a todos los actores para una tarea que no se acaba nunca. Sewell no puede morir y por lo tanto tenemos que trabajar todos los días para ponerlo en valor”, manifestó.

División El Teniente y la Fundación Sewell pusieron a disposición de los visitantes todos los edificios y el museo.

Hasta el 2015, aproximadamente 210 mil personas han visitado Sewell. Asimismo, a través de un convenio con el Ministerio de Educación, desde 1998 más de 22 mil 500 estudiantes de colegios vulnerables y de buen rendimiento de nuestra región han visitado el campamento en forma gratuita. El  2016 ya han asistido 60 colegios de Rancagua, Machalí, Olivar, Doñihue, Requínoa, Codegua y otras comunas de la región de O´Higgins, cerca de 2.400 personas entre alumnos y profesores.

Juvenal Osorio, director regional Servicio de Registro Civil.

“Muchos sewellinos reclamaron que en su cédula de identidad se consignaba Machalí como lugar de nacimjento, que es lo que corresponde porque como circunscripción Sewell está inserto en dicha comuna. Pero dado que en su momento existía una circunscripción que se denominaba Sewell, querian rescatar eso. Hicimos un trabajo bastante arduo por parte de la Unidad de Registro en Santiago y pudimos levantar una base de datos con la información para posibilitar que el documento de identificación consigne a Sewell como lugar de nacimiento”.

Humberto Fuentes, ex sewellino:

“Vine con toda la familia, incluidas mis nietas, a recorrer los parajes de mi niñez. Es maravilloso que nos hayan dado la posibilidad de inscribirnos en el Registro Civil como sewellinos ya que es un reconocimiento a las raíces de quienes nacimos acá”.

Mireya Castillo, profesora Escuela G-123 San Alfonso, Alhué:

“Trabajo en un taller de patrimonio cultural y esta es una gran  oportunidad para reforzar en terreno lo que veo con mis alumnos, quienes quedaron encantados de conocer el campamento, se notaron muy interesados en aprovechar la visita”.

Adela Cornejo, vecina de Codegua:

“Es primera vez que vengo y me encantó. Como habitante de la región uno sabe de la existencia de esta ciudad ubicada en plena cordillera, pero no me imaginé que fuera tan impresionante. Han hecho un gran trabajo para restaurarla y cuidarla”.

Allison Grez, vecina de Rancagua:

“Es una experiencia inolvidable porque mi bisabuelo y mi abuelo nacieron y se criaron acá, entonces pude ver por primera vez parte de las historias que siempre escuché en mi familia. Nunca pensé que iba a poder estar en Sewell, es un sueño cumplido”.

Tags

Related posts

Top