Gobierno está a un paso de aprobar la reforma al Código de Aguas

3

Durante esta semana la modificación fue aprobada por la Cámara de Diputados, y ahora pasó a su segundo trámite en el senado ante el estupor de los gremios agrícolas.

 
La Cámara de Diputados aprobó el proyecto que reforma el Código de Aguas presentado por el Ejecutivo el año 2014. A la votación asistieron los Ministros de Agricultura y Obras Públicas, Carlos Furche y Alberto Undurraga, respectivamente.
“Tras un debate de más de cuatro horas nadie pudo identificar un artículo o un inciso que resultara de carácter expropiatorio, porque la verdad aquí se ha debatido sobre el hecho de que las concesiones para los derechos futuros aún no otorgados sean por 30 años. No hay ningún negocio que necesite más de 30 años para ser viable y productivo. Si necesita más de ese tiempo es porque es un mal proyecto”, explicó el titular del agro.
Respecto al caudal ecológico, que ha sido otro de los puntos que algunas agrupaciones de agricultores han señalado como problemático, el Ministro Furche dijo que lo único que hace este proyecto es mantener lo que ya existe. “Los derechos otorgados desde el año 2005 tienen un cálculo de caudal ecológico. No se tocan los derechos ya otorgados y las observaciones respecto a causales de caducidad en realidad apuntan directamente a algo que los agricultores regularmente reclaman, que es el hecho de desincentivar la eventual especulación con los derechos de agua”, indicó.
El Secretario de Estado reiteró su llamado a realizar un diálogo fundado en la verdad y la buena fe sobre la reforma, dado que está lejos de tener un afán expropiatorio, sino que busca “hacer más equitativo el acceso a un recurso escaso que es el agua”. Agregó que el proyecto tiene como eje el uso prioritario del agua para el consumo humano y subsistencia, y además se reconoce que el agua cumple diversas funciones, como la preservación ecosistémica y fines productivos. Asimismo, expresó que esta iniciativa se enmarca en una crisis de escasez hídrica que vive el país y en la necesidad del uso racional del agua.
Anteriormente, el proyecto fue aprobado por las comisiones de Agricultura, de Recursos Hídricos y de Hacienda de la Cámara, y tras la votación en sala de la Cámara de Diputados pasará a su segundo trámite en el Senado.

 

 

REACCIONES REGIONALES
Durante el debate de la reforma, los diputados de la Sexta Región fueron protagonistas, al ser esta una reforma que toca profundamente el sector agrícola. El diputado de la UDI Issa Kort lamentó la aprobación en primer trámite del proyecto ya que –según indicó- esta propuesta perjudicará de forma importante a la pequeña minería y agricultura: “Esta modificación legal va a impactar directamente a la Sexta Región. Lo peor es que no se está pensando en el futuro”. Kort, enfatizó que “el agua es un elemento esencial, tanto para el consumo humano, como para la agricultura y la minería. Y apoyo todas esas acciones que aseguren el consumo humano del agua, pero también queremos defender el derecho al emprendimiento, el derecho al trabajo, al cultivo agrícola y a la pequeña minería”, sostuvo.

Por su parte la diputada independiente Alejandra Sepúlveda recalcó que “los agricultores no van a perder sus derechos de agua porque están inscritos, y menos los pequeños agricultores. Los que van a perder son los que no ocupan el agua y que tenemos el listado completo: son 9.180 que pagan patente y que hoy día tienen que devolver el agua”.
En tanto el diputado Ramón Barros (UDI) indicó que nadie está en contra de establecer claramente que el agua potable es un derecho humano, pero es el 1% del total de agua que se utiliza. El legislador indicó que como sociedad no hemos sido capaces de impulsar un plan de embalses grandes, medianos y pequeños. “Mientras no seamos capaces de embalsar el agua que se pierde en el mar o una parte pequeña de aquello, vamos a estar en problemas”.
Finalmente, el PPD Felipe Letelier quien representa el distrito 33 subrayó que “las Naciones Unidas nos recomienda y sobre todo a Chile, en materia de recursos naturales y de agua dulce, que aplique los criterios que se están planteando en este proyecto. Como nos comparamos a cada rato con la OCDE, debemos reconocer que en esta materia estamos muy por debajo del punto de vista de la normativa respecto de los otros países que la integran”. Al cierre Letelier sostuvo que “este proyecto lejos esta atentar contra la economía agrícola, a quien defendemos en el día a día, apunta a defender lo que en todo el mundo se defiende. Es por ello que lo hemos aprobado de manera que en Chile las aguas sean de todos los chilenos y chilenas”.

 

 

¿QUÉ ES LA REFORMA AL CÓDIGO DE AGUAS?
La iniciativa que paso a tercer trámite en el Congreso, fue ampliamente analizada en tres comisiones: Recursos Hídricos, Agricultura y Hacienda, antes de presentarse en la Sala de la Cámara. Sus líneas centrales son: reforzar el carácter de bien nacional de uso público del agua; reconocer las diversas funciones que el vital elemento pueda cumplir; permitir al Estado resguardar que en todas las fuentes naturales exista un caudal suficiente y limitar el ejercicio de los derechos de aprovechamiento; y establecer, sin perjuicio de los actuales derechos de aprovechamiento, un nuevo tipo de permiso para el uso del agua, denominado concesión, intransferible e intransmisible, que se orienta a las funciones esenciales y prioritarias del recurso.
Los derechos de aprovechamiento, que se otorgan en función del interés público, podrán ser limitados en su ejercicio. Se define un límite de 30 años para el goce de la concesión, aunque ello será conforme a los criterios de disponibilidad de la fuente de abastecimiento y/o de sustentabilidad del acuífero, por lo que la autoridad puede definir un plazo menor. La propuesta también expresa que no se podrán constituir derechos de aprovechamiento en glaciares y que, en el caso de los territorios indígenas, el Estado velará por la integridad entre tierra y agua, y protegerá las aguas existentes para beneficio de las comunidades indígenas, de acuerdo a las leyes y los tratados internacionales ratificados por Chile y que se encuentren vigentes.
La reforma pone el uso para consumo humano, el uso doméstico de subsistencia y el saneamiento como la principal función para el agua. A estos criterios deberá atenerse la Dirección General de Aguas (DGA) para priorizar el ejercicio de los derechos de aprovechamiento.
En línea con lo anterior, el proyecto establece que, para asegurar el ejercicio de las funciones de subsistencia y de preservación ecosistémica, el Estado podrá constituir reservas de aguas disponibles, superficiales o subterráneas. Asimismo, se determina que el Estado deberá resguardar que exista un caudal suficiente en las fuentes naturales, para velar por las funciones escénicas, paisajísticas, ambientales, sociales y de ordenamiento territorial de las aguas. En concordancia con esto, se faculta a la DGA para limitar los derechos de aprovechamiento y constituir reservas de agua, sobre las cuales se podrán otorgar concesiones de uso temporal.
Las concesiones temporales no podrán transferirse ni transmitirse. Tampoco podrán ser objeto de gravámenes, ni utilizarse para fines distintos de los que se tuvieron a la vista para su otorgamiento, bajo sanción de caducidad por el solo ministerio de la ley.

 

 

Sociedad Nacional de Agricultura se opuso a la aprobación de la Reforma

A través de un comunicado el gremio agroproductor chileno expresó que “manifestamos nuestra profunda decepción frente a la aprobación de una iniciativa inconstitucional, que atenta flagrantemente en contra de nuestros legítimos derechos adquiridos, los que sabremos hacer respetar en las instancias institucionales debidas. Con este proyecto se busca que todos los derechos de agua sean una concesión administrativa temporal, contraviniendo la especial protección que le otorga nuestra Constitución al derecho de propiedad. Es lamentable que no se hayan atendido las advertencias sobre la inconstitucionalidad de esta iniciativa por parte de prestigiosos abogados expertos en el tema”.
A su vez la SNA expresó que esperan que en el Senado el proyecta sea cambiado “esperamos que en el Senado esta iniciativa sea analizada en su mérito y se evalúen los reales alcances que tiene para los principales tenedores de los derechos de aprovechamiento de aguas, que son alrededor de 350 mil regantes, de los cuales dos tercios son pequeños agricultores y cerca de 30% medianos propietarios”. Finalmente el gran empresariado de los agricultores de Chile dijeron que “como SNA estamos disponibles para establecer mejoras al Código de Aguas, en la medida que no se menoscaben los derechos de los agricultores ni se comprometa el desarrollo y crecimiento de nuestra actividad”.

Related posts

Top