Navidad sin juguetes de guerra

… Por Héctor González V.

 
Muchas veces, al acercarse la Navidad, hemos escrito sobre la necesidad de que a los niños no se les regalen juguetes de guerra. A veces, también en otros medios de comunicación se han dado consejos a los padres para que no entreguen a sus hijos juguetes que despierten en ellos instintos violentistas y agresivos.
El espantoso drama que ocurre en algunos países como por ejemplo Estados Unidos con los tiroteos o matanzas, o la misma guerra en Siria, ha hecho resurgir las campañas para que se prohíba el libre comercio de armas. ¡También debieran prohibirse las armas de juguete!..
Son muy tentadores en las vitrinas o escaparates de las jugueterías, las metralletas y las pistolas de juguete, algunas de las cuales se asemejan mucho a las mortales armas reales. Pero hay centenares o miles de juguetes diferentes para escoger. Muchos son también educativos o que enseñan habilidades al niño o niña que está creciendo.
En estos tiempos en que tanto se habla de Educación y también de mala educación y cuando se ha comprobado que el hábito de la lectura se está reduciendo ¿por qué no regalar buenos libros?…
Incentivar la lectura en la niñez es dar bases sólidas y comprobadas para que puedan llegar a las Universidades o la educación técnica superior. Un revólver, una metralleta de juguete o las réplicas de lanza-rayos, etc. sólo pueden enseñar cómo se mata a otro ser humano. ¿Es eso lo que tienen que aprender?…
No olvidemos que la Nochebuena es una noche de Paz y de Amor. Es la noche del niño Jesús, que después predicó la doctrina del “amaos los unos a los otros”… ¡No hay que olvidarlo!…

Top