Según doctor en Ciencias Politicas: Que parlamentarios postulen a ser gobernadores regionales fomentaría “el reciclaje en la política”

Hace pocos días la presidenta de la Republica Michelle Bachelet promulgó la reforma constitucional que permite la elección de los gobernadores regionales, pero se mantiene la duda sobre si esta elección se desarrollará o no durante el presente año. Esto a falta de la ley orgánica constitucional que regula las facultades que tendrá la nueva autoridad.
En este contexto según ha trascendido que entre los requisitos e inhabilidades para postular a gobernador regional, los parlamentarios en ejercicio podrán competir por una intendencia sin necesidad de renunciar a su cargo, el que tendrían que dejar sólo en caso de ser electos como intendentes al igual como ocurre en la actualidad cuando un parlamentario postula a la presidencia de la República. Sin embargo otras autoridades, es decir alcaldes, concejales y consejeros regionales, además de quienes ejerzan cargos de confianza en el gobierno, como ministros, subsecretarios y los mismos intendentes sí tendrían la obligatoriedad de renunciar en caso de que quieran competir para transformarse en intendentes, una de las opciones es que dichas autoridades deban dejar su cargo 90 días antes del momento en que se deban declarar las candidaturas a primarias o a la elección propiamente tal.

 

 

Fomentaría “el reciclaje de la política”

El doctor en ciencia política y académico de la Universidad de Santiago de Chile, Dr. René Jara, explica que el diseño busca resolver uno de los mayores problemas del sistema político en Chile: la reelección de los cargos. “Existe un grado de incumbencia muy grande en el Poder Legislativo de nuestro país y existen pocos incentivos para no repostularse a cargos de elección representativa”, sostiene.
“El problema es cómo reciclar a ese personal político”, continúa el académico y jefe de carrera de la Escuela de Periodismo del plantel estatal. “Una buena salida es esta, buscar renovarlo insertando a estos cargos en otros aparatos, como los del Gobierno Local”, destaca.
“En Francia, hasta hace dos o tres años uno podía ser alcalde de una región y ocupar un cargo de diputado. En Chile no sucederá eso, no habrá acumulación de mandatos, sino renovación de autoridades. En ese sentido, la reforma es virtuosa”, agrega.
Sin embargo, advierte algunos problemas que plantea esta fórmula, como el hecho de que aún no estén definidas las facultades y atribuciones del intendente electo, lo que repercute en un menor incentivo para postular y dejar el cargo parlamentario.
Además, indica que otro “costo” del proyecto es que “a quienes les va a ir mejor son los llamados ‘brokers’”, que se dedican a trabajar en terreno, de manera prioritaria, en su propia región. “Entonces, puede pasar que se dediquen más a hacer campaña en su región que a legislar sobre temas nacionales. Hay que tener claro que los congresistas, si bien son electos por regiones, legislan a nivel nacional”, enfatiza.

Otro problema que prevé el experto se relaciona con el influjo que pueden ejercer los congresistas para definir las cartas a intendente, al ser parte interesada en el proceso. “Muchos parlamentarios que pertenecen a las grandes coaliciones también tienen mucho impacto en las negociaciones y construcción de las listas parlamentarias.
Entonces, tienen herramientas para incidir en cómo se van a construir las listas tanto para intendentes como para parlamentarios. Es decir, tendrán mucho control sobre este tema, por lo que las primarias también se vuelven importantes, en el sentido de que vuelve más transparente quién va a una elección y quién, a otra”.
Finalmente, señala que uno de los fallos de este diseño es que serán los propios congresistas quienes definan el futuro de la ley. “El problema de este tipo de reformas es que son los propios parlamentarios quienes negocian sobre su destino, lo que es bien complicado, porque evidentemente jamás se van a perjudicar”.

Top