Hasta el cierre de esta edición: Incendio forestal de Rincón de Yáquil II consumió 2.143 hectáreas y seis viviendas

  • El siniestro comenzó en Santa Cruz y se extendió a las comunas de Peralillo y Palmilla, afectando también a  una bodega y una plantación de nogales, entre otros.

 

La Intendencia de la Región de O’Higgins decidió mantener la Alerta Roja para Santa Cruz, Palmilla y Peralillo, hasta el cierre de la presente edición, luego de que el incendio forestal de Rincón de Yáquil II consumiera  2.143 hectáreas de arbolado, pastizal, matorral y plantaciones de nogales. En su avance, el siniestro también afectó  seis viviendas, una bodega, una cuatrimoto, un auto y una retroexcavadora. Se habilitó la Escuela Rincón de Yáquil como puesto de mando, donde además una de las familias damnificadas permaneció el sábado, siendo trasladada después a casa de familiares.

La Alerta Roja fue adoptada en base a información proporcionada por la Conaf, en coordinación con la Onemi regional. Misma alarma hay en Cardenal Caro, en tanto que en Las Cabras levantaron la Alerta Amarilla por la extinción del fuego en La Palmería. De igual modo, lograron controlar el de Rincón de Yáquil I y El Cólera de Doñihue.

Cabe señalar que el desastre de Rincón de Yáquil II comenzó en Santa Cruz, extendiéndose a Peralillo y Palmilla. Tres combatientes de la Conaf debieron ser llevados al Hospital de Santa Cruz, debido a náuseas y mareos.

En el lugar hay técnicos, brigadas, camiones aljibe, helicópteros, aviones AT, todo lo cual fue dispuesto por la Conaf junto a la Onemi y a los municipios de Peralillo y Santa Cruz, aparte de trabajar personal de Bomberos. La Fuerza Aérea de Chile trasladaría brigadistas de las regiones de Aysén y Magallanes para apoyar el combate de las llamas, los que se alojarían en el Internado de Pailimo, en Marchigue. La mayor parte de los recursos están concentrados en el sector de Yáquil, donde continúa la amenaza a viviendas.

Carabineros evaluará la situación de los domicilios afectados y los daños ocurridos en Callejón Villegas y Quebrada de Peumo, mientras que personal municipal y la Onemi analizaría lo sucedido en Quebrada de Yáquil.

De acuerdo con Intendencia, aviones AT operaban desde el Aeródromo de San Fernando, con el apoyo de un camión aljibe de Bomberos y del municipio de San Fernando, además de una piscina dispuesta por Onemi. Su dirección regional estaba entregando raciones de combate y agua para voluntarios de Bomberos que trabajaban en este incendio forestal. Además, la Municipalidad de Santa Cruz abasteció con combustible a los vehículos municipales y a los carros de Bomberos.

Top