Contraloría objeta los estatutos de la Universidad de O’Higgins

Algunas atribuciones del Rector y la normativa para las plantas y contratación de personal son parte de los puntos observados por el organismo. Según el Ministerio de Educación este problema no influirá en la situación legal actual del plantel que esta en pleno proceso de matricula y contratación de personal.

 
IRENE PADILLA

 
Ayer la Contraloría General de la República dio a conocer su posición respecto a los estatutos de las Universidades de Aysén y O’Higgins , documentos que conforman el marco legal bajo el cual trabajaran ambos planteles universitarios.
El organismo Contralor, tras revisar los documentos de ambas instituciones decidió objetarlos, ya que en diversos puntos no se ajustaban a derecho en cuanto a aquel que rige las organizaciones públicas como los planteles universitarios.
Las objeciones expuestas por Contraloría se refieren en primer lugar al rol y las atribuciones del rector, los que según los estatutos entregados pueden conferir grados académicos, títulos profesionales y técnicos, cuestión que la Contraloría rechazó ya que esta debe ser una atribución de la Universidad y no de la autoridad que asuma la rectoría de la institución.
Así también la Contraloría objetó el artículo 17, letra g), del decreto con fuerza de ley N° 7 y el artículo 17, letra h), del decreto con fuerza de ley N° 8, “los cuales prescriben que le corresponderá al rector fijar la planta del personal académico y de colaboración, pudiendo al efecto crear, modificar y suprimir cargos”.
Según el organismo que lidera el contralor Jorge Bermudez ningún rector puede tener tal poder sin que los propios estatutos fijen medidas de control para ello, medidas que no existen el documento entregado a Contraloría. “Conforme a lo dispuesto en el artículo segundo transitorio, letra e), de la ley N° 20.842, los estatutos deben contener ‘Las normas para fijar y modificar la planta de todo el personal de la universidad’, lo que no se satisface en la especie ya que los literales objetados se limitan a conferir al rector la potestad de fijar la planta, sin establecer una preceptiva mínima que regule la forma en que se ejercerá tal atribución”.
Así también la Contraloría solicitó más precisión respecto a la atribución que permite al rector “resolver conflictos de autoridad dentro de la institución” ya que los estatutos no precisan cuales son esos conflictos. Y asimismo objetó los decretos que permiten que quede en decisión del rector que se “autorice, cuando corresponda, el pago de los gastos de alojamiento, alimentación y traslados, a las personas que no siendo funcionarios cumplan misiones de interés para la institución, expresión esta última vaga, lo que hace necesario que se precise en esas disposiciones que el interés debe estar vinculado a las funciones propias de la universidad”, indicó el organismo Contralor.

El decreto de Contraloría obliga a que los estatutos de las dos nuevas casas de estudios regionales sean devueltos a su origen y sean sometidos diversas revisiones y modificaciones que permitan que pasen esta etapa.
Según explicaron desde el Mineduc esta situación sería normal dentro del proceso de toma de razón de los estatutos y aseguraron que no alterará el normal funcionamiento de las casas de estudio que están en pleno proceso de matriculas y de contratación de funcionarios y académicos, por ahora sin estatutos y regidos bajo una normativa legal transitoria. “Ante esto, lo que corresponde ahora es que el Ejecutivo subsane las observaciones formuladas y reingrese los Estatutos para la toma de razón de Contraloría- dijo el Ministerio de Educación a través de un comunicado-. Es importante señalar, que este proceso es parte del trabajo regular de Contraloría al momento de tomar razón de distintos documentos. el Ejecutivo reingresará el documento de respuesta en los próximos días, de modo de poder contar con toma de razón de los Estatutos de ambas Universidades, con la mayor antelación”, indicaron desde esa secretaría de Estado

Además el Mineduc subrayó que “es relevante enfatizar que, dado que las normas básicas de funcionamiento de las nuevas universidades están plenamente vigentes, condición que mantendrán hasta la total tramitación de los nuevos estatutos, esta situación no influye en absoluto en el proceso de matrícula de la cohorte 2017, el cual se encuentra en curso sin inconvenientes, así como tampoco afecta en el inicio del año académico, que ambas Universidades tienen previsto para marzo de 2017”,sentenció el comunicado.

 

 

REACCIONES EN EL CONGRESO

Algunos de los diputados de la Comisión de Educación de la Cámara Baja salieron al paso de la situación, unos bajándole el perfil y otros evidentemente molestos, como Yasna Provoste quien enfatizó “aquí, quien tiene que dar la explicación es el Ministerio de Educación y principalmente su equipo jurídico. Estos son estatutos que elaboró el Ministerio y recordemos que parte de la polémica por la cual se genera la salida de quienes estaban a cargo de organizar estos temas desde la Universidad de Aysén, fue en parte por aquello. Llevamos ya un tiempo importante en que se crearon estas dos nuevas Universidades, se ha creado un proceso de admisión y por lo tanto hoy día el que se devuelvan estos estatutos por parte de la Contraloría debe ser explicado por el Ministerio de Educación.” La parlamentaria agregó que “si bien es cierto son temas administrativos, son muy relevantes para el funcionamiento, porque lo que ha puesto en observación el organismo contralor es el funcionamiento de las plantas, elementos esencial para el funcionamiento de estas dos nuevas Universidades del estado. Nosotros siempre dijimos que esto debía ser el modelo de educación superior que esperaba el gobierno implementar y la verdad es que hay un conjunto de acciones que nos preocupan, como tener los aranceles más caros como en la Universidad de O´Higgins. Espero que en marzo no tengan a los estudiantes en containers en esas Universidades que están cobrando más caro y además hoy día, sumar a esto este revés que ha tenido el equipo jurídico del Ministerio; me parece realmente que se debe una explicación. Esto da cuenta de la falta de prolijidad y aquí ha faltado capacidad de gestión y eso queda manifestado en los diferentes esfuerzos legislativos que hemos hecho y como guinda de la torta la contraloría objeta y devuelve los estatutos que han estado mal formulados.”
Por su parte el diputado Mario Venegas pidió “no dramatizar” con esta situación que aqueja a dos universidades que en conjunto matricularan más de 700 jóvenes “a mi entender y haciendo las consultas respectivas, esto sería de normal ocurrencia, que la Contraloría devuelva los estatutos, dado que le ha hecho observaciones que son necesarias de ser subsanadas. Los estatutos no están rechazados , sino que hay observaciones y no se altera el normal funcionamiento de las instituciones”, concluyó el parlamentario.
De una opinión similar fue el diputado Ricardo Rincón que aseguró que hay un proceso de normal toma de razón, explicó que las observaciones a la propuesta de estatutos indica que estos deberán ajustarse al marco legal vigente, pero adujo que es normal que en cualquier proceso de toma de razón se realicen observaciones no solo una sino varias veces.
Por su parte el senador Juan Pablo Letelier aseguró que esta situación no interfiere en lo más mínimo el actual funcionamiento de la Universidad, además señaló lamentar que haya quienes cuestionen todo. “Debemos sentirnos orgullosos de nuestra universidad y no estar pegandole siempre”, señaló.

Top