¿Un año seco? El terrorífico escenario que temen los productores de ovejas del secano

El megaincendio de enero dejó al descubierto uno de los principales problemas de la zona: la permanente escasez de agua para la agricultura. Tras el incendio, cientos de ovinos podrán sobrevivir solo si tenemos un otoño y un invierno lluvioso. Productores de la zona le piden al Estado que esta emergencia sirva para realizar una revolución en obras hídricas en el secano de O’Higgins

 

 
La producción ovina se había convertido en los últimos años en la punta de lanza de un programa de fomento en el secano de O’Higgins, un lugar inhóspito para la agricultura que poco a poco se ha ido despoblando, debido a que no muchos jóvenes están dispuestos a luchar contra las inclemencias climáticas.
A través de diversos programas de Indap, y el trabajo hecho por universidades en conjunto con cooperativas campesinas se había logrado mejorar la producción no sólo en número de cabezas de ganado sino también en la calidad de este. La introducción de especies extranjeras estaba dando vida a un cordero regional de altísima calidad cuyas carnes estaban siendo sumamente valorizadas en el mercado nacional.
Si bien el Ministerio de Agricultura aun no entrega cifras oficiales respecto a la muerte de ganado ovino, el Colegio Médico Veterinario, que ha trabajado en el lugar ,si posee algunos datos preliminares. Según estos la suma de ovinos fallecidos entre las comunas de Pumanque y Marchigüe alcanzaría 1.343 ovejas, de las cuales la mayoría pertenecen a esta última comuna (900). Los números del Colmevet pueden disminuir o aumentar pero lo cierto es que detrás de estos animales hay decenas de familias cuyo sustento dependía únicamente de la carne y la lana de sus corderos.

Julio Palominos es dirigente de los pequeños productores ovinos del secano, y afirma que esta tragedia no ha hecho otra cosa que dejar al descubierto el eterno problema de esa zona: la escasez permanente de agua para el desarrollo agrícola. “Cuando el agricultor tiene un pedazo de tierra y agua tenemos muchas posibilidades, pero aquí tenemos el tema ovino como única alternativa, y ahora con los incendios y un año seco se nos ha complicado mucho. No me cabe en la cabeza como en este país que es uno de los que tiene más agua en el mundo tenga problemas de sequía, que una señora nos diga que no tiene agua para 20 ovejas es el colmo. Tenemos agua en el mar que se podrían usar a través de plantas desalinizadoras, tal vez algún político me podría decir que vale millones, pero como se bota tanta plata en otras cosas ¿por qué no se puede invertir en la gente que más lo necesita? En este minuto la sequía es uno de los problemas que nos está matando”.

Palominos agrega que el problema no es solo que no llueva lo suficiente este invierno, sino que si las precipitaciones se atrasan, los productores deberán adquirir forraje por lo menos hasta agosto para alimentar a sus animales “ que llueva en junio ya es complicado, una oveja necesita comerse al menos dos kilos al día de alimento, o sea un saco de alimento le va a durar 25 días, y si vamos a tener que alimentarlos de aquí a julio es una enormidad de alimento lo que necesitamos porque la gente quedo cero pasto. Y los que quedamos con pasto estamos complicados por falta de lluvia, si llueve en junio viene un tremendo problema, no podríamos sacar corderos para el 18 de septiembre que es la mejor época, todo se complica. Además se necesita tiempo para que el pasto crezca , cuando recién sale tiene solo agua y nada de nutrientes por ello dependemos de que las lluvias sean tempranas”.

Alejandra Valencia es la encargada de la cooperativa agrícola Masovina, que reúne una treintena de productores de siete comunas de la zona. Valencia cuenta que los productores del secano llevan una década mejorando la producción de su ganado, a través de un acucioso trabajo genético lo que ha hecho que la carne ovina del secano regional esté dentro de las más apetecidas del país. Y si bien los productores de su cooperativa no resultaron mayormente afectados con el incendio, asegura que el agua y los estragos de la sequía son un dolor de cabeza común para todos quienes se dedican a la ganadería en la zona. “Los derechos de agua están mayoritariamente en manos de una persona, y es algo que pasa en las distintas regiones y esto es una deuda histórica con la gente por eso creo es el momento de sacarlo a la luz. Si tuviéramos agua, ahora después de los incendios podríamos sembrar una pradera y tener alimento para los animales para no estar dependiendo de la lluvia, sobretodo en el secano donde cada vez las lluvias son menos. Además aquí los que pueden comprar tierra son solo personas de plata, los productores juntaron 40 años para comprar tierras que están carísimas, se esta llenando de parcelaciones y los agricultores se están yendo”.

 

 

EMPEZAR DE NUEVO

Macario Rocuart es uno de los tantos productores afectados de la zona. El es dueño de 12 hectáreas en San Miguel de Las Palmas donde con el incendio se quemaron un centenar de sus animales “he perdido de todo, corderos, vacas, caballos, más de 100 animales, más las cosas de la casa. Los animales que quedaron no los he visto pero mi hermano dice que vió 40 dispersos, donde se quemaron los cercos . Una de mis yeguas la llevaron a Santiago y los otros animales que trajeron se murieron”. Ante tanta tragedia este productor afirma que solo queda volver a empezar “los que quedaron sanos hay que dejarlos para poder empezar de nuevo porque pedimos la pega, el fundo donde trabajábamos se quemó, el patrón perdió todo. Con mi familia queremos quedarnos con esos animales pero lo difícil va a ser la mantención, para tener pasto, porque si no llueve temprano no sé qué vamos a hacer”, afirma el productor quien dice es uno de los que cree que muchos de los agricultores de la zona no soportaran esta emergencia dejando sus negocios.
En este sentido Julio Palominos dirigente campesino de la zona agrega “nosotros somos pequeños propietarios que vivimos de unas pocas hectáreas, nosotros para comer, para vestirnos, tenemos el pedazo de tierra para tener 50 ovejas o sea si no tenemos pasto para nuestros animales de qué vivimos, ese es el drama. Yo le pediría al Gobierno que se inviertan más recursos en el secano, que se subsidien pozos, que se hagan tranques, porque este país tiene dinero. Se gasta plata en el Transantiago , en aumentar los parlamentarios, miles de millones para el canal nacional, se despilfarran recursos, entonces por qué aquí no se puede invertir, así como estamos nunca vamos a despegar. Por eso se van los jóvenes si aquí lo único que hay es pobreza, si un chiquillo ve que la familia vive con 100 lucas toda su vida, simplemente se va”, sentencia el dirigente.

2 Comments

  1. Mario Enrique Contreras Silva said:

    Chile cambio después de los incendios forestales. no darse cuenta y actuar de manera diferente, es condenarse a llorar toda la vida. Los propietarios agricolas privados y públicos, ricos y pobres, el Estado y las Autoridades tienen la palabra

Top