Accidentes laborales: un tema que urge en la educación media  técnica


-El 10 de febrero un joven sanvicentano murió tras caer desde un galpón de 14 metros. Como muchos de sus compañeros se encontraba haciendo su práctica profesional. Las condiciones laborales de estos estudiantes muchas veces son precarias, por eso para el Ministerio del Trabajo es fundamental inculcar la prevención de riesgos cuanto antes.
Por: Irene Padilla

Bastián Urra enfrentaba los últimos días de su práctica trabajando para una constructora en el sector Quilapán de San Fernando, cuando un accidente fatal terminó con todos sus sueños de futuro. El joven, egresado del Liceo Industrial de San Fernando cayó desde  un galpón de 14 metros de altura muriendo de manera instantánea. Bastián quería a través de esta práctica  reafirmar sus conocimientos  en Estructuras Metálicas, la especialización que había obtenido en su colegio. Según los testigos del hecho, mientras el joven  caminaba sobre unas planchas de pizarreño, una de estas cedió cayendo al vacío.

“ Es terrible lo que pasó- cuenta el profesor del liceo, Víctor León-  por lo que se supo él y otros cinco trabajadores estaban trabajando sin implementos de seguridad, sin siquiera los arneses y eso es responsabilidad de la empresa constructora”. El docente indica que hace 10 años debió enfrentar una situación similar. “Las condiciones en que trabajan nuestros jóvenes muchas veces son precarias. Hace unos años murió otro alumno del liceo  haciendo su práctica y el seguro le pagó 60 mil pesos a la familia para costear los gastos funerarios, nada más”.

León agrega que la seguridad durante las prácticas profesionales de la educación  técnica es un  tema difícil, especialmente en lugares como nuestra región donde los jóvenes no  acostumbran a exigir  derechos mínimos para su trabajo.  “A ellos los tienen trabajando así y no dicen nada,  muchas veces son jóvenes de zonas rurales que no están acostumbrados a reclamar, a veces los chicos de las ciudades tienen más personalidad, pero los jóvenes del campo callan y no exigen condiciones mínimas para trabajar”, explica el profesor del liceo industrial de San Fernando.

Enrique Carrasco es director del Instituto de Seguridad Laboral en O’Higgins, organismo dependiente del Ministerio del Trabajo que analiza precisamente este tipo de temas. Carrasco explica que el único seguro que poseen todos los estudiantes en práctica en Chile es el Decreto  313 ,  una ley que fue creada en 1973 durante el gobierno del Presidente Salvador Allende.

“Todos los estudiantes están cubiertos por el Decreto Supremo 313 que cubre la atención en hospitales públicos y también cuando lamentablemente fallece  un alumno haciendo la práctica, con una cuota mortuoria que se le entrega a quien  pagó los servicios funerarios, lamentablemente no es  mucho el valor. Hoy la familia podría acercarse al IPS y gestionar el pago de la cuota mortuoria para alumnos que mueren desarrollando su práctica laboral”, explicó.

Carrasco explica que los  estudiantes en práctica de todo el país deben tener las mismas condiciones de higiene y seguridad que cualquier otro trabajador de una misma empresa, y que ello es absoluta responsabilidad del empleador. “Los jóvenes no reclaman porque  ven su práctica como una oportunidad laboral. Pero la ley es clara en que el primer responsable de mantener las condiciones de seguridad e higiene es el empleador y eso está dado por el Articulo 84 del Código del Trabajo que obliga al empleador a mantener las condiciones para salvaguardar la vida de los trabajadores”, indicó Carrasco.

En cuanto a la fiscalización, el representante del Mintrab detalla que “los organismos fiscalizan de acuerdo al programa  de fiscalización que tienen orientado obviamente a los rubros con mayor riego, pero también obedecen a denuncias  que hagan los propios trabajadores. Usualmente un alumno en práctica no hará ninguna denuncia,  pero sí los  trabajadores pueden denunciar de manera anónima  y los organismos fiscalizadores tienen la obligación de asistir a esa empresa”.

Respecto a las multas que arriesgan las empresas que no cumplan con la ley, Enrique Carrasco subraya que “hay multas  administrativas que llegan  hasta clausura dependiendo del informe, no obstante estas sanciones administrativas también hay otras sanciones de tipo civil,  cuando el empleador no cumple con la normativa de la ley de accidentes del trabajo  el trabajador y sus familiares. Por ejemplo los familiares del muchacho,  pueden  presentar acciones civiles ante la justicia”, concluye.

 

CULTURA EN PREVENCION DE RIESGOS

Según Enrique Carrasco hoy  la seguridad de los trabajadores está protegida de múltiples formas, centrándose especialmente en la prevención de los accidentes del trabajo para lo cual hay una serie de beneficios totalmente gratuitos que muchas veces los empleadores no toman en cuenta. Por ejemplo, para quienes trabajen en altura está la posibilidad de que estas personas sean sometidas a exámenes médicos previos ya que no todos están capacitados para trabajar sobre los dos metros de altura. “Los exámenes ocupacionales son necesarios porque no se sabe  si la persona  tiene las condiciones físicas adecuadas para un trabajo así, el trabajador puede sufrir vértigo u otros problemas de  salud , por eso un chequeo  médico es preventivo y necesario. Este examen preventivo es gratuito pero es el empleador que debe pedir esto a la mutualidad”.

Asimismo el seremi subrogante del Trabajo destaca que los Liceos Técnicos también deben considerar la prevención de riegos dentro de sus mallas como un ramo fundamental, y ello es algo que pretende incluir la nueva ley que los regirá. “Supongo que hoy deben pasar un ramo de prevención de riesgos pero no sé en qué grado o con qué  profundidad en las temáticas. No obstante la ley que está en el Congreso hoy  trae una serie de mejoras en  este tema en particular, así es como  se está solicitando que incluso las mallas de los colegios técnicos tengan un ramo específico de prevención de riesgos”.

Carrasco añade que esta es la única forma de que la prevención se convierta en una cultura arraigada en el colectivo de los trabajadores, porque “la seguridad no  la tenemos como un hábito, para muchas empresas es algo que incomoda en circunstancias que debe estar intrínseca en toda actividad  laboral. No se puede pensar hacer un trabajo sin la seguridad”, sentencia el experto.

Tags
Top