Y se nos apareció marzo…

Llegó marzo. Ya es hora de guardar las toallas y los trajes de baño y bienvenidos los uniformes, los útiles escolares y las patentes. Las cuentas crecen, sobre todo, para aquellas familias que tienen auto e hijos en edad escolar o universitaria, pues a ellos están asociados los costos extra.

En promedio una familia que saca un permiso de circulación y paga útiles, uniformes y la matrícula de un hijo escolar y de un universitario, tendrá un gasto 39% mayor al de un mes común.
Y es que los ítemes que lideran el desembolso de este mes están ligados al inicio del año escolar. Matrículas y mensualidades figuran como la categoría que implica el mayor gasto en marzo; le siguen los textos, útiles y uniformes escolares. Además impactarán el bolsillo de los que tienen uno o más autos, el seguro automotriz y el permiso de circulación. En esta época, también son comunes las deudas de las vacaciones, los arreglos en las viviendas y las contribuciones del primer trimestre del año.
Sea cual sea el gasto, está claro que las familias desembolsan un extra importante en dinero en este temido mes. Es por esto que para los bancos este mes es muy atractivo y ya tienen preparada una batería de créditos de consumo. Lo que hay que tener en cuenta es que siempre es más conveniente comprar en efectivo, darse el tiempo para cotizar, uno de los consejos que hace incapié SERNAC, entidad que incansablemente entrega recomendaciones para que los consumidores cuiden su bolsillo y saquen el mejor provecho a su presupuesto.
Una de las recomendaciones es usar el crédito sólo si es necesario, pues los estudios del SERNAC han comprobado que los consumidores pueden terminar pagando hasta el doble de lo que pidieron si acceden a las condiciones menos convenientes. El crédito es una herramienta útil si se usa con responsabilidad, ya que un crédito responsable implica a consumidores que no se endeuden más allá de lo que pueden pagar.

 

 

Luis Fernando González
Sub Director

Top