Megaincendio: Profesores rurales de zonas afectadas expresan su preocupación por efectos psicológicos en los niños y sus familias

Una encuesta aplicada por la Asociación Chilena Pro-Naciones Unidas (ACHNU) a docentes rurales de tres comunas de la zona incendiada de O’Higgins, reveló además una alerta especial por el daño ambiental registrado entorno a las escuelas.

 

 

IRENE PADILLA

 

 

Con el inicio de un nuevo año escolar los efectos del megaincendio forestal de enero también se trasladan a las escuelas, Una encuesta elaborada por el programa Puentes Educativos e implementada por la Asociación Chilena Pro-Naciones Unidas (ACHNU) realizada durante febrero y que fue aplicada a 204 profesores de escuelas rurales públicas de las regiones de O’Higgins y Biobío, reveló que para el 68% de los docentes consultados el impacto psicológico en los niños de estas escuelas sería un efecto crítico de los incendios en las comunidades educativas. Adicionalmente en el sondeo identificaron como otro efecto principal la destrucción del entorno de las escuelas (52%). la encuesta incluyo tres de las comunas afectadas de la región: Chépica, Santa Cruz y Paredones.

Para María Jesús Méndez, psicóloga y coordinadora de Puentes Educativos, “el estrecho vínculo que tienen los profesores rurales con los niños y familias de la comunidad, los convierte en informantes clave a la hora de conocer en qué áreas deben focalizarse las intervenciones a mediano y largo plazo en este tipo de catástrofes”. A juicio de la profesional, “la evidencia demuestra que la evaluación e intervención temprana, así como el tiempo a lo largo del cual se entrega apoyo, pueden hacer una gran diferencia en la reducción de los síntomas de estrés post traumático en los niños, el cual puede extenderse por más de un año, por lo que es esencial involucrar a los profesores en el diseño e implementación de este tipo de intervenciones”.
La encuesta consultó también a los profesores rurales sobre los efectos más importantes del incendio en las comunas en que trabajan, ante lo cual un 55% menciona el impacto psicológico en las familias, un 34% el daño ambiental a largo plazo, y un 31% la pérdida permanente o temporal de fuentes de trabajo.
En relación a los ámbitos en que se requiere más ayuda en las comunas afectadas, y en consonancia con lo indicado anteriormente, los docentes consultados asignan mayor importancia al apoyo psicosocial a las familias (59%), la reconstrucción o reparación de las viviendas incendiadas (52%) y la creación de nuevas fuentes laborales (33%).

Consultado respecto a este escenario, el alcalde de Pumanque, Francisco Castro, quien lidera una de las comunas más arrasadas por el incendio, explicó que ya desde febrero el municipio esta implementando una serie de programas de apoyo psicológico “durante este mes hubo muchas actividades en escuelas de verano donde aprovechamos de incluir atención psicológica especial para los niños”. Castro agrega que “ gracias a Dios la cantidad de niños afectados no es tan grande, pero sabemos que hay que atender al mismo tiempo a sus familias, y en este sentido estamos conscientes de que las escuelas son centrales para el programa multidisciplinario que comenzará a apoyar a las familias, y en este sentido los profesores para nosotros son quienes deben lideraran este trabajo”, sentencio el edil.

Top