DESAFIO CULTURAL  50 – 50 / COMPROMISO CON 2030

Por:  Gladys Goede Gars

Cada año celebramos con propuesta y compromiso este día “8 de Marzo”, testimoniando el homenaje en hechos históricos provocados por mujeres valientes que evidenciaron y defendieron sus derechos a principios del siglo pasado, 1909. Muchas trabajadoras  organizadas, alzaron su voz en tiempos difíciles, cuando tomaba fuerza la industrialización. Hoy en un campo laboral diferente, pero con los mismos objetivos y otros procedimientos, en busca del desarrollo, las mujeres del siglo XXI inmersas en un mundo social y laboral en continua transformación, caminan con una visión amplia del problema que las acompaña. De ahí parte el  plan  que evaluamos año a año; Hacia un planeta 50 – 50. Con este objetivo “Demos el Paso”, trabaja  para la igualdad;. Por 15 años  participan las mujeres del mundo, a través de sus países. Lo importante es que los gobiernos,  privilegien en sus políticas locales,  el plan de género acordado.

Se buscan el desarrollo con urgencia. Pensemos que se requiere potenciar la economía y ello no es posible sin la participación de la mujer. De acuerdo, pero en condiciones de equidad para que se reduzca la pobreza con crecimiento sostenido e inclusivo. En este objetivo se trabajará hasta 2030, sin descuidar los efectos propios de cada proceso, observando conceptos valóricos fundamentales; Igualdad, Justicia y Paz, los que desde tiempos ancestrales han sido vedados para el 50% de la humanidad. El discurso ha ido cambiando de acuerdo a las realidades evaluadas en el transcurso de los cambios mundiales.  En una sociedad machista y agitada es necesario que todos investiguemos sobre la esencia del problema de género, conocer su origen y trayectoria,  compartir la información como un tema cultural arraigado.

En Chile a principios del siglo pasado la preocupación social de los gobernantes era la pobreza, sin embargo, se empezaba a descubrir el machismo, especialmente en los ambientes culturales y de mujeres con acceso a información avanzada desde Europa. Luego, a mediados de siglo toma impulso la organización  de líderes locales y sus diferentes organizaciones, con una postura intelectual y académica; nacieron FLACSO – MEMCH – Instituto de la mujer – ANAMURI – La Morada, uniendo desde la sociedad civil, a todas las mujeres del país y educando con excelencia pedagógica a los grupos organizados. A fines de siglo un fuerte impulso desde el estado, organizando con respaldo importante, pero insuficiente, para abordar el tema. Hoy la tarea es del  Servicio Nacional de la Mujer, SERNAM, que trabaja intersectorialmente con las instituciones del estado, informando, guiando y apoyando a la comunidad en las políticas de género en Chile. Como experiencia, este recuento histórico ha sido rápido y abreviado, pero nos introduce en la realidad actual, lo que amerita una breve reflexión pues hay nuevos desafíos: La mujer tiene un lugar importante en el desarrollo, aquí se produce una simbiosis peligrosa a enfrentar: la violencia basada en estereotipos, dependencias, prejuicios y trancas que se expresan a través de la fuerza y la agresión. Cuando la mujer alcanza un grado de independencia, provoca la inconsciente reacción “machista”, con todas sus expresiones de agresión en el planeta.   Debemos trabajar en conjunto el tema, y este compromiso cultural  50– 50  facilitará el acceso a crear un mundo mejor. 

 

 

Tags

Related posts

  • Walter Robinson Pineda Cepeda

    HERMOSO Y EMOTIVO AMIGA GLADYS…

Top