Alberto Mayol: “Estamos en desacuerdo con el orden social de hoy en día”

Juvenal Arancibia D.

 

Con un largo abrigo negro y su característica impronta intelectual, el sociólogo y magister en Ciencia Política Alberto Mayol, realizó un punto de prensa en el Café Literario “Al Lado del Museo”, ubicado en Paseo Estado a pasos de calle Ibieta donde se dio el tiempo de enmarcar los pilares de su campaña y también de responder algunas interrogantes en cuanto a las primarias que realizará en Frente Amplio donde deberá medirse con la periodista Beatriz Sánchez.
¿Cuáles son los pilares del programa de Gobierno de Alberto Mayol?
“Todos sabemos que estamos en desacuerdo con el orden social de hoy en día y eso significa refundación. Refundación bien hecha, con diseño, trabajo con planificación y un llamado a construir una sociedad que hemos llamado la sociedad de la decencia y eso significa realizar un proceso constitucional, el fin del modelo económico neoliberal tal como lo tenemos hoy, el fin del modelo político que no representa sin soberanía popular, la posibilidad de integrar los derechos sociales de manera sistemática y verdadera, el fin de la discriminación. Creemos en esos elementos y en la creación de infraestructura pública que haga que los territorios sean más poderosos, la regionalización significa más recursos garantizados como ocurre en muchos países del mundo”

 

 

¿Cuál es capital político que podría hacer la diferencia en las primarias versus Beatriz Sánchez?
“Hay un voto de izquierda que es muy fiel y si logramos ordenar ese sufragio por medio de entregar las señales claras de que queremos ayudar en el proceso de reconstrucción de la izquierda, en el proceso de superación de las crisis que está viviendo el Partido Socialista y la fragmentación de la izquierda; si logramos hacer eso vamos a tener una participación política importante que es suficiente incluso para llegar bien parado a la primaria. En segunda línea, hay una buena parte de la ciudadanía que busca satisfacer una necesidad que es entender que Chile necesita cambios pero que esos cambios requieren hacerse con mucho diseño y planificación, a esas personas le estamos diciendo que hay un programa muy trabajado y robusto. Finalmente creemos que en estas votaciones el Frente Amplio dará una sorpresa porque hay muchos votantes que lo harán por primera vez y creemos que se dará un cifra de participación muy cercana a la primaria de la derecha”.

 

 

¿Existe un entendimiento al interior del Frente Amplio post resultados de primarias?
“Obviamente. La definición de todo esto ha sido primeramente la solidaridad con todos los candidatos del Frente Amplio. Yo gasté horas y días completos en tratar de ayudar a que entraran más candidatos pese a que no me convenía y significaba menos tiempo en la franja, pero es parte de construir un proyecto político nuevo y hacer las cosas con cariño a veces significa hacerlas difíciles.

Si yo gano, no tengo duda de que Beatriz (Sánchez) me dirá “para qué soy buena” y viceversa si ella gana yo le diré aquí estoy y tú me dirás para que soy bueno y en qué puedo ayudar. Creo que ponerse al servicio del ganador es fundamental para la alianza política”.

 
¿Sientes que la carga mediática de la figura de Beatriz Sánchez puede perjudicarte en las primarias?
“La popularidad y reconocimiento tiene un significado y claro que influye en las votaciones, hay un “efecto marca”. Lo que he dicho dentro del Frente Amplio es que apostar a ese efecto en una fuerza naciente es un error político tal vez no electoral. Una fuerza nueva necesita construir sus cimientos y decir con claridad cuáles son sus definiciones y esto de tener una estrategia más esquiva nos lleva a tomar el riesgo de convertirnos en poco tiempo en una cosa un poco más pragmática y terminar en la Concertación por lo que creo que debemos ser bien claros tenemos que construir más densidad y propuestas políticas pese a que la presencia mediática es buena pero el proyecto necesita ser ayudado por más cosas y no podemos reducir nuestro repertorio a aparecer a los medios principales”.

¿Ves al Frente Amplio instalado en segunda vuelta?
“En términos estrictos nosotros estamos probablemente en segunda vuelta, hoy lo está en el nombre de Beatriz Sánchez.”

 

 

¿Se podría hablar de la coalición que apoya a Guillier como una especie de Concertación 3.0?
“No. Yo creo que la Nueva Mayoría es una Concertación 2.0 y que la candidatura de Alejandro Guillier es una Concertación 0.5, o sea, retrocedieron, son menos relevantes y si había algo que la Concertación tenía como gracia era el poder y la organización hoy no tienen ninguna de las dos. La situación de Alejandro la lamento porque había dado un gran paso en arrojo y creo que eso siempre es encomiable pero es un asunto que ya no cuajó y no es culpa de él, es culpa de que no hay proyectos, procesos o cimientos para que la NM haya sido algo más que, como Gutemberg Martínez lo dijo, un contrato de arriendo. Arrendaron a Bachelet y ahora no tienen una casa tan grande y tan sólida y empezaron las divisiones.”

 

 

¿Ves en la figura de Sebastián Piñera a tu real contrincante?
“Creo que a Sebastián Pinera la única forma de ganarle políticamente, es ganarle en cada una de las batallas. Hay que demostrar que sabemos gobernar mucho mejor que él, hay que demostrar, y esta es la batalla menos difícil, que somos más honestos que él”.

“Hay cientos de chilenos que solo quieren mirar para el lado y esperar que Piñera haga algún tipo de magia y vuelva el dinero al país y a ellos les digo: no pueden estar más equivocados. En primer lugar él no puede hacer eso y segundo no podemos vender nuestra alma. Cuando uno vota le está diciendo a su hijo o hija yo voté por tal persona pensando en tu futuro y quien le puede explicar a ese niño que votaste por Sebastián Piñera, que votaste por alguien que está involucrado en todos los casos que te puedas imaginar, estando al límite de la ley siempre. Es una vergüenza”.

 

 

Muchas de las críticas a tu figura recaen en tu juventud o falta de experiencia política ¿qué puede responder al respecto?
“Sebatián Piñera no tenía ninguna experiencia de gobierno, siempre había estado al frente de empresas, el vendía y compraba acciones y tomaba decisiones en el directorio era un inversionista y no tenía ninguna experiencia con seres humanos. Cuando Michelle Bachelet llegó a la presidencia no tenía ninguna experiencia política había tenido una candidatura a concejal en Las Condes luego llega a ser Ministra de Salud donde fracasa al desafío de Ricardo Lagos y luego se transforma en un símbolo de la transición en el Ministerio de Defensa y con justa razón, eso lo reivindico. Pero no es una experiencia de gestión, en ningún caso, y no existe ni un solo candidato que tenga experiencia de gobierno porque así como alguien puede haber tenido un buen primero gobierno, puede fracasar en el segundo porque la realidad de los gobiernos cambian mucho y gobernar lo no enseña nadie.

Hay excelentes gobernantes con cuarto básico y pésimos gobernantes con doctorados. Esto es algo que las personas que votarán tienen que dirimir en el proceso de campaña cuestionándose si el candidato tiene la capacidad de gobernar para tomar decisiones con dos jugadas de anticipación y saber las consecuencias de estas, ser ponderado y osado cuando la ocasión lo amerite, entender la política exterior, lo que pasa en el mundo y saber qué es lo que viene, es una decisión muy importante.

Top