Pinturas de Fernando Torterolo se toman el Museo Regional

5-

Son 21 los cuadros que estarán expuestos hasta fines de septiembre. La muestra reúne obras de su etapa figurativa y de su impresionismo psíquico, como él llamaba a su último periodo.

Marcela Catalán

Hasta fines de septiembre es posible visitar “Retrospectiva” en el Museo Regional, exposición que reúne 21 obras del rancagüino Fernando Torterolo (1925-2000). La muestra fue abierta al público este viernes 8, en presencia de alumnos del Liceo de Adultos Francisco Tello, siendo guiada por su hijo Fernando y contando con la introducción del escritor Juan Antonio Esteban. Las creaciones fueron hechas entre 1950 y 1990.

“Él pintó en tela y después empezó a hacerlo en madera. Al principio se dedicó a lo figurativo, realizando naturalezas muertas, paisajes marinos y retratos. A continuación derivó a lo subjetivo”, explicó su descendiente.

De acuerdo con el hijo del artista, en su primera etapa, Torterolo trabajaba “in situ” en el lugar que quería llevar al lienzo. “Por ejemplo, si hacía un eucalipto, decía que le gustaba sentirse uno y pescaba ramas y se las fregaba por el cuerpo”, añadió. Más tarde derivó en una etapa más subjetiva que denominó como impresionismo psíquico. Lo anterior, apelando a que el observador percibiera lo que sentía. “Es un estilo propio que lo hizo destacar a nivel nacional e internacional”, agregó.

La introducción, que en otras oportunidades estuvo a cargo del fallecido hijo del fundador de El Rancagüino y periodista Héctor González, esta vez fue efectuada por el escritor Juan Antonio Esteban. En la oportunidad, se refirió a cómo enfrentar una obra. Esto, en particular las de la fase más subjetiva de Torterolo. Y es que en su opinión, observar estas pinturas implica adentrarse en un desafío. “Se debe vencer la timidez, al no entender qué hay por delante. Deben plantearse que al estar de cara a estos, se encuentran a la misma distancia que en su momento se encontraba don Fernando. Y él cuando los hizo, estaba motivado por un interés, una emoción. Deben descubrir qué pudo motivarlo a crear esto”, arguyó.

Deja un comentario