Se realizaron los primeros muestreos de desechos agrícolas buscando un compuesto para crear nuevas oportunidades de negocios en alimentos funcionales

FOTO1

 
A principios de septiembre, profesionales de la Corporación del Libertador y el equipo del Núcleo de Biotecnología de Curauma recorrieron más de 15 comunas recolectando descartes hortícolas de diversos productos para luego analizarlos en laboratorio y estudiar cuáles son los componentes que se podrían rescatar para la generación de los primeros prototipos de alimentos funcionales de la Región.

Durante la semana pasada, el equipo de investigación del proyecto Transferencia Investigación Oportunidades de Negocios en Alimentos Funcionales realizó muestreos de descartes de diversas especies de hortalizas en la Región, visitando a pequeños y medianos agricultores de las 3 provincias, y obteniendo más de 25 muestras en comunas como Chépica, Quinta de Tilcoco, Nancagua, Paredones, Pumanque, Pichidegua, Marchigüe, Peralillo y Lolol.

El Estudio, ejecutado por la Corporación del Libertador y financiado a través del fondo de Innovación para la competitividad del Gobierno Regional de O’Higgins y su consejo Regional, busca darle valor a compuestos que se encuentran en descartes frutícolas de la Región de O`Higgins, frutas u hortalizas que no son utilizadas y generalmente se transforman en desechos o son quemadas por los agricultores.

Dentro de las especies diagnosticadas hasta el momento se encuentran maíz, tomate, cebolla, zapallo camote, aceite de oliva y quínoa. Los profesionales del equipo de investigación siguen un protocolo de muestreo adaptado a las condiciones de este proyecto y de la zona, retirando 2 kilos de cada muestra.

Los pequeños agricultores que han colaborado con sus productos en este proceso se han mostrado muy entusiasmados ante la posibilidad de darle un valor agregado a sus descartes “Este proyecto me parece muy bien porque hay tantas cosas que se pierden aquí y que se podrían aprovechar, lo veo como una buena oportunidad. Si encontráramos algo que hacer con los desechos de cebolla o zapallo nos cambiaría la vida, imagínese todo lo que gastamos en ir a botarlos, en cambio en el futuro los podríamos transformar en un producto de valor, podríamos vender ahora no sólo lo bueno, también aprovechar los descartes”, comentó Luis Alberto Torres, agricultor de Chépica que pierde más de 3.000 kilos de cebolla por temporada.

Durante este mes, el equipo del Núcleo de Biotecnología de Curauma realizará estudios de laboratorio de análisis proximal (humedad, proteínas, lípidos, cenizas, hidratos de carbono y energía, fibra dietética total, etc.) en los productos recolectados en busca de compuestos como: antioxidantes, betacarotenos, ácidos grasos, etc.

Actualmente los profesionales también trabajan en realizar nuevos catastros de agricultores que estén dispuestos a colaborar con distintos productos hortofrutícolas para las próximas muestras.

35 comments

Its like you read my mind! You seem to know so much about this, like you wrote the book in it or something. I think that you could do with a few pics to drive the message home a little bit, but instead of that, this is wonderful blog. A great read. I’ll definitely be back.

Deja un comentario