En Hospital Regional: Este año ya se han realizado 7 procuramientos de órganos

4donante

– Entre los centros asistenciales de regiones, el de O’Higgins está entre los primeros en donación de órganos para trasplantes.

– Los órganos y tejidos que son potencialmente trasplantables son: corazón, riñones, hígado, pulmones, páncreas, intestino, córneas, huesos, y piel.


Flor Vásquez

La semana recién pasada se celebró el Día Nacional del Donante, exactamente el 27 de septiembre. Sin embargo, no hay mucho que celebrar ya que Chile sigue bajo ocupando el penúltimo lugar en tasa de donantes a nivel sudamericano.
Más de mil 800 personas están en la lista de espera en el país para recibir un trasplante que les permita mejorar su estado de salud y en casos más graves, seguir viviendo. Mientras que nuestra tasa de donación anual es de entre 120 a 125, en Latinoamérica esta cifra es de 170 donantes al año.
Lo bueno eso sí es que en comparación al año pasado, y fruto de diversas campañas, la cantidad de donantes en nuestro país aumentó en un 55% y en cuanto a los trasplantes se han logrado aproximadamente 253, aumentando en un 62% respecto del año anterior.
La espera puede ser muy larga si no hay donantes y para ello se requiere de la solidaridad de los familiares de una persona que tiene el diagnóstico de muerte cerebral, para contribuir a crear conciencia sobre este tema, invitar a las familias a dialogar sobre ello e incentivar a las personas a manifestar en vida su voluntad de donar sus órganos.
En la pasada semana del donante el Hospital Regional de Rancagua no se quiso quedar atrás en esta iniciativa y por lo tanto realizó diversas actividades para sensibilizar a la comunidad sobre la importancia de la donación de órganos.
Bárbara Figueroa Badilla, enfermera jefe de la Unidad de Procuramiento del Hospital Regional indicó que en ese centro asistencial se realiza un promedio de 10 a 11 procuramientos de órganos en el año; precisando que en este 2017 a la fecha se han efectuado 7 procuramientos. La profesional indicó que con esa cifra “estaríamos dentro de la media que corresponde a nuestra población y a nuestro número de camas UCI. Sin embargo, podríamos superar esa cifra, es lo que se espera”.
Resaltó que “si nos comparamos con el resto de los hospitales regionales estamos en el primer o segundo lugar. De hecho, en el año 2014 nuestro hospital recibió un reconocimiento del Ministerio de Salud por la cantidad de procuramientos de órganos que realizamos anualmente”.
Explicó que para el buen resultado del procuramiento se necesita contar con una Unidad de Cuidados Intensivos, ya que el potencial donante es un paciente que está fuera de todo alcance médico y quirúrgico; requiriéndose de un soporte para mantener la ventilación y la circulación, única forma de mantener los órganos en condiciones de utilizarse en un trasplante.

– ¿Por qué no hay más donantes?

– Nuestra población está cambiando, está envejeciendo. Se nos va acortando la posibilidad de tener potenciales donantes más jóvenes. A lo anterior se suma el hecho de que un alto porcentaje de la población presenta obesidad, diabetes, hipertensión y otras enfermedades crónicas que producen daños en los órganos, de manera que podrían no estar en condiciones para realizar un trasplante.


DISPOSICION

– ¿Están las personas más dispuestas hoy a la donación de órganos?

– Considero que la población en los últimos años está reaccionando favorablemente hacia la donación. Lo vemos contando las negativas; el índice de negativas es bastante bajo, de 20 entrevistas dos a tres son negativas.
A veces está la voluntad, pero no se puede hacer efectiva la donación por la alteración hemodinámica del paciente que impide que se pueda mantener artificialmente la circulación y la ventilación. Cuando el paciente está en muerte cerebral se empieza a desencadenar una serie de situaciones en el organismo que en ocasiones no se pueden controlar. A priori no se descarta, sino que se evalúa la función hepática, pulmonar, cardiaca, renal.

– ¿Qué órganos se extraen?

La evaluación va a determinar qué órganos son viables. Además, hay que mirar la lista de espera nacional, ver que el potencial donante sea compatible con algunos de los pacientes en lista de espera, en grupo de sangre, factor Rh, peso y talla. Nos ha pasado en alguna oportunidad que hemos tenido, por ejemplo un niño que tiene un grupo y en la lista de espera no hay un receptor con el grupo compatible.


– ¿Cuáles son los órganos que se extraen con más frecuencia?

– La mayor parte de las veces se toma hígado y riñones; en menor porcentaje pulmones, corazón y páncreas.
Existen los centros de trasplante, cardiaco, hepático, renal. Cuando se ofrece un órgano, si se adjudica a un receptor, éste va a pertenecer a alguno de esos centros. Un equipo de ese centro concurre a realizar la extracción de los órganos y lo traslada para hacer el trasplante, el cual lo hace otro equipo médico.
Acá en el Hospital Regional se han hecho procuramientos multiorgánicos. En el último procuramiento que se realizó se tomó un pulmón, hígado y riñones. Estos dos últimos resisten un poco más (desde que son extraídos hasta que son trasplantados); el corazón resiste 4 horas.

¿Qué casos de donación de órganos la han conmovido?

– Todos son especiales; estamos ante familias que están golpeadas, con una pena enorme, a pesar de lo cual, con entereza, respetan -la voluntad de su familiar fallecido.
Son muertes no esperadas, personas que sus vidas fueron truncadas de un momento a otro, que sufrieron lesiones cerebrales irrecuperables a causa de un traumatismo craneal grave, una hemorragia cerebral producida por un accidente vascular o por la rotura de un aneurisma roto.

– ¿Quién se encarga de conversar con la familia?

– Las enfermeras encargadas del procuramiento. Cuando vamos a entrevistarnos con una familia ya tenemos al paciente con el diagnóstico de fallecimiento, evaluado y sabemos que podría ser donante. El médico de la UCI tiene que informar a la familia de la muerte, después de eso se hace la entrevista. Cuando se habla de donación se hace una entrevista de última voluntad, preguntando cuál era el deseo de la persona fallecida, si había manifestado su intención o deseo de ser donante. Para la familia es más simple.
La última paciente (en que se extrajo órganos) había manifestado en vida que quería ser donante, de manera que para la familia no fue una complicación cumplir con el deseo de esta persona que tenía 50 años y falleció a causa de la rotura de un aneurisma.
Se espera que la familia concuerde y respete la voluntad de la persona. En caso que no se haya conversado el tema se pregunta si era solidaria. Se trata de no presionar. Incluso si estamos ante una familia que emocionalmente no tiene la claridad, preferimos dejar pasar. La idea es que sea voluntario.

– ¿Qué actividades realizaron en la Semana del Donante?

– El 27 fue el Día Nacional del Donante y acá en el hospital se realizó una ceremonia religiosa ecuménica para recordar a todos nuestros pacientes que fueron donantes. Se invitó a sus familias y en un gesto simbólico se les hizo entrega de un arbolito para que lo planten en recuerdo de su familiar.
En Santiago existe el bosque de los donantes, en que a cada familia se le da un espacio para que plante un árbol nativo.
El lunes y martes tuvimos un stand informativo sobre la donación de órganos en el hall del hospital; el jueves realizamos una actividad con los niños del jardín infantil y el viernes efectuamos visitas a las unidades del hospital que tienen alguna relación con el procuramiento de órganos.
Finalmente, quiero compartir lo que he visto: la donación viene a traer un alivio al duelo de la muerte a las familias, le da un sentido a algo inesperado y doloroso.

1 comments

Deja un comentario